#Opinión

| 19/06/2021

Empresario mal vestido

La importancia del guardarropa

Empresario mal vestido

Todo emprendedor planea involucrarse en su guardarropa cuando su emprendimiento pase a convertirse en una empresa, o tal vez en un unicornio. ¿La mala noticia? Tenemos que estar preparados para recibir lo que soñamos.


Un correcto desenvolvimiento en sociedad, un extenso vocabulario, modales de excelencia y... una lista interminable de aristas por limar cuando estos lleguen a convertirse en empresarios. Empecemos por trabajar con la imagen:


Entiendo perfectamente cuando los hombres no tienen el hábito de preparar las prendas que van a usar al otro día. Muchas excusas he escuchado a lo largo de mi carrera como, por ejemplo: “No tengo plata para ropa”, “Llego cansado a casa, solo quiero comer y dormir”, entre otras.
Lamento derribar cada uno de sus pretextos, porque sólo necesitamos un día a la semana y tu guardarropa como esté. Empecemos:
Uno de los grandes dilemas: El jean.


Lo primero que solemos encontrar en los guardarropas masculinos son los jeans, básicamente es la prenda que más compran. Son cómodos, ultra fáciles de combinar y no hay estación del año en que no se puedan usar. Toma en cuenta este listado que te presento a continuación para que identifiques cuál es el tipo de jeans que te quedan mejor.


Corte “Slim Fit”: Semi-ajustados, son aquellos que ayudan que no se marque ni ajuste tanto. Son los más usados gracias a que se adaptan a tu cuerpo sin sentirte apretado o muy holgado. Un punto intermedio perfecto.


Corte “Skinny”: Son los más ajustados, moldean totalmente tu cuerpo. La palabra skin (piel en inglés) se refiere a que son como tu segunda piel. Los vas a reconocer fácilmente porque cuando camines vas a notar que se reduce tu movilidad y los sentís muy apretados.


Corte “Straight”: Son rectos y clásicos. Tienen un estilo sobrio. Son los preferidos de aquellos hombres que no les gusta sentirse ajustados. Siempre está vigente y lleva años en el mercado. Atemporal.


Corte “Drop Crotch”: Urbano y relajado. Son holgados en la parte de la cintura y los muslos. Ajustados en la parte de las piernas. Un clásico del Street style.


Corte “bootcut”: Son acampanados y retro. Ajustados hasta la rodilla y después se van haciendo cada vez más anchos. Si te gusta el estilo vintage, seguro lo tenés en tu placard.


Otro gran dilema para los hombres: La corbata.


Aunque a muchos hombres no les gusta vestirlas, hay que tener un par guardadas.


En los casamientos, cuando te invitan a una boda tradicional, es momento de desempolvar tu corbata ya que se debe acompañar al novio y estar con la camisa sola es demasiado informal, incluso para un festejo “moderno”. Es un excelente detalle que demuestra respeto hacia el acontecimiento.
En reuniones de negocios, una corbata dice mucho del hombre y de la importancia que le está dando a esa negociación. Te puede aportar mayor confianza y será un gol si tu reunión es con personas de mayor edad.


En una cena con la familia de tu pareja.Cuando estás en pareja siempre hay una cena que reviste mayor seriedad, ya sea la de presentación o la de compromiso. Esto puede ser efectivo con los abuelos si son clásicos y ni te cuento con los padres de tu pareja.


La corbata y el jean son los grandes interrogantes de los hombres a la hora de vestirse, así como también su cuerpo. En la próxima nota, hablaremos de formas de cuerpo masculino y femenino.

Ultimas noticias