ALERTA | Toda la información del Mundial de Qatar → ¡aquí!

#Opinión

| 25/02/2021

Vuelve la guerrilla en Colombia

Una amenaza de muerte directa contra el Presidente de Colombia emitida por un histórico dirigente de las FARC renueva el temor por el resurgimiento de la violencia armada.

Vuelve la guerrilla en Colombia

Y es que el temor a un nuevo conflicto armado se ha despertado en Colombia luego que un mensaje transmitido por las facciones disidentes de las FARC que se han echado nuevamente al monte en las que exigían la renuncia del Presidente de Colombia se han hecho públicas. Y que fueron acompañadas de un video donde su líder alias Jesús Santrich en uniforme de combate y anteojos de sol en tono solemne expresaba: “Recuerda que morirás” y “Duque a todo Procusto le llega su Teseo, es decir a todo marrano gordo le llega su diciembre”, el pueblo colombiano nuevamente parecía reencontrarse con una época que creía superada, la de la violencia terrorista que tanta sangre y dolor llevó a ese país.


Pero esta no fue la única declaración de índole belicosa que recibieron tanto el mandatario colombiano como las fuerzas armadas de su país. Ya que en la misma línea retorica el General Padrino López Ministro de la Defensa de Venezuela amenazaba hace una semana a Ivan Duque. Cuando en un discurso oficial expresaba que él no debe equivocarse porque Colombia no existe ya que ha abandonado todo el territorio fronterizo, y que no tienen miedo de las acusaciones falsas que los señalan de dar cobijo y refugio a terroristas y grupos armados. Agregando que Iván Duque es un “patético ridículo “y “que ni se le ocurra tratar de invadir su país persiguiendo supuestos criminales”; agregando que les pedía a los militares colombianos desobedecer las órdenes castrenses. Padrino concluyó su discurso leyendo un comunicado militar del comando armado de su país que sonaba como un ultimátum en el que solicitaba el fin a la falta de respeto y las agresiones.


¿Pero quien es alias Jesús Santrich que ha suscitado tanta animosidad y cuyas acciones podrían hacer peligrar la paz en la región? Nacido en 1966, es uno de los criminales más buscados de Colombia y fue parte de las FARC participando activamente de las negociaciones de paz que llevaron a la desmovilización del movimiento terrorista. Con menos de 25 años de edad se unió a las FARC y llegó luego de una larga carrera a la Cúpula de aquel movimiento, tanto por su elocuencia verborragia, su sólida ideología, conocimiento literario, como por su desempeño en el frente militar. Debido a esto fue nombrado Comandante del frente 19 Caribe, llevando adelante varias misiones de alto impacto que incluyeron la voladura de cincuenta torres eléctricas, doce oleoductos y más de doscientos sesenta asesinatos de militares y fuerzas de seguridad a lo largo de su mandato. Asimismo, al haber sido parte del Comando Central del movimiento terrorista tenía conocimiento y responsabilidad compartida en las más de veinte mil desapariciones forzadas de personas, cincuenta mil secuestros extorsivos, violaciones de mujeres, pagos extorsivos y reclutamiento forzoso de menores para ser utilizados en enfrentamientos armados atribuidos al movimiento y considerados crímenes de lesa humanidad entre otros delitos que también incluyen el narcotráfico.


En el año 2012 y como parte de un proceso de pacificación nacional el gobierno del expresidente Santos comenzó a negociar un acuerdo de desmovilización que culminó en el año 2016 con una amnistía general y la posibilidad que los miembros de la guerrilla funden un partido político. De esta forma, Alias Santrich entre todos los desmovilizados juró defender las leyes, la república y la constitución de Colombia. Eso sí cobrando una suculenta suma mensual como miembro del Congreso y asegurándose de que no hubiese preguntas difíciles sobre los fondos ilegales de las FARC que se encontraban en cuentas bancarias en Cuba o en depósitos internacionales que los dirigentes revolucionarios pasaron a administrar como propios. Pero rápidamente un nuevo escándalo surgió apenas asumió como legislador que comenzó a empañar la carrera del nuevo dirigente político.

Una operación conjunta de la DEA de Estados Unidos y el ejército de Colombia logró detener un embarque de cocaína destinado al Cartel de Sinaloa con destino final Estados Unidos del que el diputado formaba parte. El escandalo polarizó aún más el proceso de paz colombiano y Santrich fue capturado para ser extraditado, aunque ejerciendo sus fueros políticos fue liberado inmediatamente, oportunidad que aprovecho para escapar de ser juzgado y permanecer prófugo de la justicia. Es así que el Tribunal Superior de Justicia de Colombia firmó un decreto pidiendo su detención tanto nacional como internacional solicitando la intervención del ejército para que colabore en su detención.


Volvió a aparecer en junio del 2019 en la selva junto a otro compañero Iván Márquez donde se los veía vestidos con uniforme de combates y rodeados de otras personas todas también uniformadas portando fusiles de asalto de última generación y con un banner de fondo en el que se mostraba a Simón Bolívar; anunciando que comenzaba una segunda guerra revolucionaria contra el gobierno de Colombia. Con un discurso en el que aseguraban que iban a combatir la corrupción, la impunidad y el crimen político. Encontrándose según una investigación de la Revista colombiana La Semana, protegidos dentro de territorio de Venezuela por el gobierno de Maduro y contando con una fuerza militar que llegaría a casi cinco mil efectivos encontrándose también miembros del movimiento terrorista M-19 entre ellos. Todo esto viene a sumar más tensión a las relaciones regionales y podría desembocar en un conflicto armado al que el presidente de Venezuela Nicolás Maduro se refirió hace una semana en un discurso en el que decía:” Iván Duque cuida tus pasos, conoce tus limites, yo le he dicho al ejército que conteste de palabra y que limpie los fusiles para contestar como corresponde, respeta a Venezuela” y agregó “Protege a los ex miembros de la FARC y deja de conspirar para asesinarme, Duque odia a Venezuela.”


Esperemos para bien de la paz en la región que ambos países encuentren una solución pacífica a sus diferencias, aunque la mecha del conflicto armado se encuentra encendida ya hace mucho tiempo y la paciencia o el error parecen irse consumiendo cada vez más.

Más noticias
Ultimas noticias