Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia Con la participación del obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral

Campo Gallo: Emotiva misa de despedida del padre “Juani”

El padre Juan Ignacio Liébana, quien estuvo en la parroquia y santuario de Huachana, asumirá el sábado como obispo de Chascomús.

La parroquia Virgen del Carmen de Campo Gallo, departamento Alberdi, fue escenario antenoche de la misa de despedida y acción de gracias por el ministerio del padre Juan Ignacio Liébana, hasta ahora sacerdote del clero porteño fidei donum en Añatuya, quien asumirá en pocos días el gobierno pastoral de la Diócesis de Chascomús.

Con el lema “Jamás se va lo que se queda en el corazón”, la comunidad santiagueña agradeció a Dios por el don que recibió con el ministerio del padre Liébana, especialmente en la parroquia y el santuario Nuestra Señora de Huachana.

El obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral presidió la celebración y destacó: “Hoy la Palabra de Dios nos está hablando de hacer camino, de estar siempre en movimiento. El Señor nos invita a no detenernos”.

En ese sentido, señaló que “Abraham se puso en camino confiado en esta palabra, sostenido por esa promesa”, y destacó que obedeciendo sin entender mucho, “hace entrega de lo más querido: de su hijo, que se le pedía en sacrificio”.

Monseñor Corral también animó a “darse sin cálculo, sin medida, así como el Padre nos da a su Hijo muy amado y el Hijo se da por nosotros”. “Ahora también nos está pidiendo a nosotros, como comunidad y como Diócesis, dar un hijo para una nueva Iglesia que también lo espera”, destacó.

“La vida es un subir, un ascender, un trascender”, consideró, y añadió: “El sacerdote pasa, se va, pero Jesús queda en la comunidad”, afirmó el religioso cordobés.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso