#Tremendo

| 29/06/2022

Más de uno se salva: hallaron posible cura al covid en el ADN de los guanacos

El descubrimiento realizado por un equipo de científicos podría, por fin, ponerle un punto final a la pandemia que azota el mundo desde el 2020.

Más de uno se salva: hallaron posible cura al covid en el ADN de los guanacos

La pandemia del Covid nos dejó sus peores coletazos, sin embargo, los males del virus todavía se sienten en varias regiones —esencialmente en Asia— y por eso, científicos de todas las latitudes aún buscan acabar de una vez y para siempre con el coronavirus.

Ahora, y de la mano de un animal, el Covid podría haber llegado a su fin: la llama. Una diminuta y robusta partícula inmunitaria, presente en la sangre de las llamas, podrían proteger contra todas las variantes del Covid, incluida la Ómicron.

No solo eso, sino también contra 18 virus similares, entre ellos el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV-1, origen del brote de SARS de 2003.

Un equipo de científicos, dirigidos por la Facultad de Medicina Monte Sinaí de Nueva York, expresó este martes un artículo en Cell Reports en el que sugiere que estas moléculas de "superinmunidad", conocidas como nanocuerpos, podrían servir para hacer aerosoles de acción rápida inhalables que podrían usarse en todo el mundo contra esta pandemia y otros virus.

¿Las llamas pueden combatir el Covid?

Las llamas, camellos y alpacas tienen sistemas inmunitarios únicos. ¿El motivo? Producen anticuerpos con una sola cadena polipeptídica en lugar de dos, y el resultado son unos anticuerpos que tienen aproximadamente una décima parte del tamaño de los normales y excepcionalmente estables.

A raíz de estas propiedades únicas, se pueden enlazar fácilmente varios nanocuerpos (como las cuentas de un collar) para que, si un virus intenta escapar mutando, otro nanocuerpo esté listo para mantenerlo a raya.

"Debido a su pequeño tamaño y a su amplia actividad neutralizadora, es probable que estos nanocuerpos de camélidos sean eficaces contra futuras variantes y brotes de virus similares al SARS", afirma el autor principal, Yi Shi, de la Facultad de Medicina Icahn del Monte Sinaí.

"Su gran estabilidad, su bajo coste de producción y su capacidad para proteger las vías respiratorias superiores e inferiores contra la infección son elementos que podrían constituir una terapia fundamental para complementar las vacunas y los fármacos de anticuerpos monoclonales", reza el comunicado.

Para hacer el estudio, los autores inmunizaron a una llama llamada "Wally" con el RBD, el fragmento o pico del virus que se adhiere a la proteína de la superficie de las células humanas, para entrar y propagar la infección.

Así, descubrieron que la inmunización repetida con el RBD hacía que Wally produjera nanocuerpos que reconocían no solo el SARS-CoV-2, el virus que causa la covid-19, sino una amplia gama de coronavirus, lo que los investigadores denominaron "superinmunidad".

El proceso que ayudó a determinar la acción de los anticuerpos

El equipo aisló y validó un amplio repertorio de nanocuerpos antivirales muy potentes y eficaces contra un amplio espectro de virus similares al SARS. "Aprendimos que el diminuto tamaño de estos nanocuerpos les confiere una ventaja crucial contra un virus que muta rápidamente", explicó el coautor Ian Wilson, del Scripps Research en La Jolla, California.

"En concreto, les permite penetrar más en los recovecos, rincones y grietas de la superficie del virus, y así unirse a múltiples regiones para evitar que el virus se escape y mute", destacó. A partir de esta información, el equipo diseñó un nanocuerpo ultrapotente que puede unirse simultáneamente a dos regiones de la RBD de los virus similares al SARS para evitar el escape mutacional.

La molécula resultante (PiN-31) es extremadamente estable que se puede administrar como un aerosol (inhalado o en spray), que el mismo equipo demostró en trabajos anteriores que puede ser eficaz contra el SARS-CoV-2.

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Temas de esta nota
Más noticias
Ultimas noticias