Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
El País #País

Muerte de Pérez Volpin: absolvieron al exdirector del Sanatorio de la Trinidad en la causa por encubrimiento

Roberto Martingano estaba acusado de entregar una máquina procesadora del endoscopio con los números de serie “limados”. La instrumentadora Eliana Frías también fue absuelta por falso testimonio. La querella y la fiscalía apelarán el fallo.

El Tribunal Oral Criminal y Correccional 26 absolvió este mediodía al exdirector del Sanatorio de la Trinidad de Palermo en el segundo juicio por la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin, quien falleció tras someterse a una endoscopia en febrero de 2018. El directivo Roberto Martingano estaba imputado por presunto encubrimiento. Los fundamentos se publicarán el jueves 14.

 

A su vez, el fallo absolvió a la instrumentadora Eliana Frías, quien había sido acusada de falso testimonio. La técnica declaró en el primer juicio, donde el Tribunal Oral había advertido que registraba 23 “no sé”, “no vi”, “no me acuerdo”, respuestas que la convirtieron “en una testigo reticente”, figura que desembocó en la imputación que finalmente fue desestimada.

 

En la sala, estuvieron presentes Enrique Sacco -ex marido de Pérez Volpin- y los hijos de la periodista. La lluvia hizo que sea un cierre de juicio casi “privado”, con la presencia de familiares de ambas partes. No se acercaron personas del público que Pérez Volpin conquistó en sus años al frente de noticieros en El Trece, algo que sí había ocurrido en el primer juicio.

 

Tras conocerse las absoluciones, hubo un tibio aplauso de parte de la defensa de los acusados. “Estoy contento de que se haya hecho Justicia”, fueron las única palabras de Martignano. La familia de Pérez Volpin se retiró en silencio, sin hablar con los medios que estuvieron en el lugar.

 

El abogado querellante, Diego Pirota, tomó con “absoluta sorpresa” la absolución y afirmó que “se perdió una oportunidad de hacer justicia”. En el mismo sentido, la fiscal María Luz Castany dijo que “esperaba una condena”. Ambos anticiparon que apelarán el fallo.

 

En sus alegatos, la querella y la fiscalía habítan solicitado la misma pena para Martingano: tres años de prisión y 10 de inhabilitación para ejercer el cargo de director médico. No coincidieron en el pedido de pena conta la instrumentadora. La querella pidió 3 años y la fiscal, dos. Las defensas reclamaron la absolución, la postura por la que finalmente se inclinó el tribunal.

 

A primera hora, los acusados tuvieron la posibilidad de decir sus últimas palabras. Martingano afirmó que no había cometido ningún delito. “El propuso que se haga la autopsia. Y no presentó los elementos por los que se acusa. Nadie ordenó que se cambie el aparato. En el juicio quedó claro ninguna de las acusaciones se probaron”, dijo su abogado a Clarín. En tanto, Frías se mantuvo en silencio.

 

Antes del cuarto intermedio, que duraría hasta las 12, Agustín, uno de los dos hijos de la periodista, que estaba acompañado de su hermana Luna, dijo al programa Arriba Argentinos que este segundo juicio, al igual que el primero, no era en busca de venganza. “Si todas las personas juzgadas hubiesen dicho la verdad, no estaríamos acá”.

 

“Es muy emotivo todo lo que pasó en las últimas semanas. Una situación que se había analizado y discutido, fue un juicio muy crudo. Es importante el cierre del ciclo con la sentencia”, agregó Agustín.

 

Débora Pérez Volpin murió el 6 de febrero de 2018 en La Trinidad de Palermo. En agosto de 2019, el endoscopista Bialolenkier fue condenado a tres años de prisión sin cumplimiento efectivo por “homicidio culposo”, mientras que la anestesista Nélida Puente fue absuelta, dado que “no tuvo intervención en el resultado fatal del estudio médico”.

 

Durante las audiencias se buscó probar si hubo o no una cadena de encubrimiento entre médicos y la instrumentista.

 

Martingano fue imputado por haber entregado a la Justicia una máquina procesadora del endoscopio con los números de serie “limados”, lo que impide chequear su autenticidad y constatar si fue cambiada tras la muerte, para evitar que la verdadera sea peritada.

 

Además, se lo acusó de haber sustraído información a la Justicia sobre si la paciente fue conectada al electrocardiograma al momento del estudio.

 

Los testigos clave sobre el endoscopio y el informe médico fueron los mismos que en el juicio anterior. Pero, en una audiencia de mediados de octubre, la declaración del dueño de la empresa prestadora y de un técnico resonaron en particular.

 

Se apuntó a sus dichos sobre el origen del endoscopio y dónde estaban las hojas restantes del informe médico.

 

El aparato que La Trinidad entregó a la Justicia como el que fue utilizado en la endoscopía, efectivamente tiene el número de serie borrado y no funciona.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso