#InformeEspecial

"Fideo" Giménez y el recuerdo del "albo" campeón tras 34 años

El exmediocampista, recordó cuando el equipo bandeño cortó una larga sequía sin títulos en 1992, de la mano de Julio San Lorenzo.
30/06/2020

Central Argentino es uno de los clubes más importantes de la ciudad de La Banda, como también de nuestra provincia.


Durante su rica historia futbolística, tuvo grandes alegrías en el plano local e incluso un gran logro a nivel nacional, cuando consiguió el ascenso al Federal B en 2017 de la mano del entrenador Jorge Valoy. Pero también, como todos, tuvo sus sinsabores y una época en la que no la pasaba nada bien. Incluso, el “albo” estuvo 34 años sin dar una vuelta olímpica. Pues en 1992, se rompió el maleficio, con don Julio San Lorenzo como técnico y lo hizo en la primera división de la Liga Santiagueña de Fútbol, con un equipo conformado por jugadores de gran calidad y técnica. Entre los nombres importantes que tenía ese plantel, se los puede mencionar a Ariel Molina en el arco,  Benjamín Torres, Almaraz, Martín Cáceres y Daniel Galucci quienes conformaban la línea defensiva. En la mitad de la cancha, deslumbraban “Rulo” Verón, Elisandro “Fideo” Giménez, Luis Leiva, Héctor Martín y arriba Nicómedes Marcos, Walter Bustos, Ángel Coria, Omar Serrano, Víctor Medina y hasta el mismo Pablo Salvatierra, que llegó desde Central Córdoba, entre otras tantas figuras de un equipo que quedó en la memoria de los hinchas.


En ese tiempo, también comenzaron a surgir grandes promesas que con el correr del tiempo, también se ganaron el cariño de los simpatizantes, como José Luis Ferraris,  Pedro Guzmán, Fernando Pacheco, “Colo” Micol, Carabajal. El día de la consagración, precisamente el 5 de junio de 1992, el “albo” o “La Furia Blanca”, como se lo conocía en ese entonces, derrotó por 1 a 0 a Central Córdoba para desatar el gran festejo en el estadio Doctor Osvaldo Juárez. El elenco afrontó ese partido con una camiseta diferente a la tradicional, una color verde que ese momento les prestaron desde el Centro Empleados de Comercio de la vecina ciudad, por temor a “perder” la indumentaria oficial en la vuelta olímpica.


”Tengo los mejores recuerdos, teníamos un equipazo. Fuimos campeones invictos y fue lo mejor que me pasó”, expresa Elisandro “Fideo” Giménez, un ídolo de la institución de la “Cuna de Poetas y Cantores”. 


“Surgí en el club de mis amores que es Central Argentino. Llegué en 1983 al “albo” y viví 11 años maravillosos. Central Argentino es tan importante en mi vida como mis hijos, mis nietos y la familia misma. Mediante el club, conocí a mi esposa que me dio una hija y mi hija, me dio dos nietos. Soy cuñado de “Pájaro” Quiñones. Tuve la suerte también de ser campeón en la categoría reserva, en el primer año de mi llegada a la entidad. Pero sostengo que el orgullo más grande fue romper esa sequía de títulos de 34 años que llevaba el club. Un recuerdo imborrable. Había grandes dirigentes y la hinchada fue incondicional”.


Y agregó: “Recuerdo mucha gente que se portó de maravillas, como Osvaldo Guzmán, quien era el presidente de la entidad. Por detrás de él, había una comisión directiva muy seria, entre ellos  Víctor Serioni, Walter Sayago, don “Petiso” Díaz, don Banegas y muchos más. A veces quedan tantos en el tintero al no nombrar por el paso de los años. Estoy agradecido con mi compadre futbolístico Raúl Villaba”. 


Giménez también jugó el Torneo del Interior para Mitre, pasó por Unión Santiago y por Ceres. En este último club fue junto a Carlos Masa, Raúl Villalba, Cecilio López. 


Más adelante, el exdefensor, recordó a don Julio San Lorenzo, técnico de aquel equipo campeón y uno de los entrenadores más ganadores de Santiago del Estero.


”Don Julio era una persona que te daba seguridad y confianza, además de haber sido un excelente ser humano. Nos puso en mente de que si o si había que romper esa sequía. Él reconoció que hubo jugadores inmensos y que no habían tenido la posibilidad de lograr un título. Fue un gran técnico, conocedor de todo, con pocas palabras él te hacía entender lo que pretendía. Era muy serio en su trabajo. Por ello, logró conformar un muy buen equipo, con experiencia y juventud. Martín jugaba con 19 años y era uno de los delanteros más peligrosos que teníamos nosotros, Molina con 20 años atajaba y Micol con 18 era el suplente. Mientras que Ferraris jugaba con apenas 18, al igual que Pedro Guzmán. Don Julio fue fundamental para ganar ese campeonato anhelado”. 


Oriundo de Campo Gallo, Giménez reconoció que su pago siempre vivió el fútbol a pleno y hace 35 años que vive en La Banda. Por supuesto, que no podíamos dejar de pasar la oportunidad de hablar con uno de los protagonistas de esa gran gesta del “albo”.  


“Fideo” se retiró en 1993, cuando tenía 30 años. “Tenía para jugar tranquilamente hasta los 36 porque nunca sufrí lesiones graves, pero nació mi hija y había que apuntar a otro trabajo”.  


“Tuve la dicha de tener compañeros en mi carrera en otros clubes de la talla de Omar Orellano,  Pancho Comán, Marcelo Jugo, Orlando Leiva, “Pino” Gerez, todos crack y grandes personas”. Tras ser campeón del certamen local, Central Argentino jugó el torneo reválida para buscar un lugar en el viejo Torneo Regional y lo hizo con Güemes, Mitre y Unión Santiago. Pero en la final, el “tricolor” derrotó al elenco bandeño. Pero es solo una anécdota. Ese gran equipo de 1992 quedó en el recuerdo de todos los “albos”.

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    12 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario