Roger Gerez:
#Entrevista

Roger Gerez: "Poder jugar junto a mi hijo Cristian, fue lo mejor que me pasó"

El exmediocampista y actual DT habló de todo en una entrevista imperdible. Repasó su carrera y el ascenso con Gimnasia (J).
23/05/2020

Era mediocampista y calidad le sobraba. Comenzó su carrera en Unión Santiago y se dio el gusto de ascender a Primera División jugando para Gimnasia de Jujuy en 1994. Fue un crack, con una técnica envidiable, que jugó en clubes importantes y en la actualidad sigue ligado al fútbol como entrenador. Se trata de Roger Gerez (50), quien contó su rica trayectoria y las mejores anécdotas.


“Pino” es uno de los más ganadores de la historia “tricolor”. Su paso por los diferentes clubes.


– ¿Dónde fueron y en qué año sus inicios en el fútbol?
– Me inicié en 1985 en Unión Santiago. Tenía 15 años y teníamos como técnico a José Solbes.


– ¿En cuántos clubes jugó en su carrera?
– Jugué en Unión Santiago, Gimnasia de Jujuy, Güemes, Juventud Antoniana de Salta, Central Córdoba, Atlético Tucumán, Mitre, Ñuñorco de Tucumán y Vélez de San Ramón.


– ¿Qué es lo que más extraña de su carrera de jugador?
– Compartir entrenamientos y vestuario. Fue muy lindo vivir y convivir con compañeros.


– ¿Dónde vivió sus mejores momentos?
– Creo que mi carrera fue muy linda. A donde jugué, dejé algo importante.


– ¿Cuál fue la mejor anécdota?
– Lo mejor que me pasó fue hacer un gol jugando en Gimnasia de Jujuy. Le convertí a Laferrere. Al gritarlo, fui a la tela y la miré a mi mamá. Fue muy lindo.


– ¿Cómo pegaste el salto a Gimnasia de Jujuy?
– Nos venían siguiendo muy de cerca los entrenadores y dirigentes, tanto a mí como a Omar Orellano. Se dio que nos enfrentamos con ellos, jugando para Unión Santiago en la final del Torneo del Interior. Después de ello, emigramos a Jujuy.


– ¿Qué recuerda del ascenso logrado con Gimnasia de Jujuy a Primera?
– Recuerdo que teníamos un gran equipo. Nos dirigía “Pancho” Ferraro y tuve el honor de compartir con grandes jugadores. Ganamos muchos partidos jugando bien, algo que es muy difícil en el Nacional B. Fue en 1994 y ahí jugué con Omar Orellano, Asili, Dimas Ovejero, Mario Lobo, “Chato” Rosas, “Negro Guerrero”, Arzubialde, Víctor Jiménez, Domene, Fabio Moreyra.


– Si tiene que elegir su mejor entrenador, ¿quién sería?
– Tuve tantos y aprendí mucho de “Tato” Medina, “Kuki” Barrientos y “Pancho” Ferraro.


– ¿Un compañero?
– Tuve excelentes compañeros, sobre todo los de Unión Santiago.


– ¿Un partido?
– De los mejores fue el que jugamos con Unión Santiago contra Gimnasia de Jujuy y de local. Ahí pude convertir un gol y ganamos 2-1.


– ¿Cuántos títulos pudo festejar?
– Si no me equivoco, tuve el placer de festejar 25 títulos, en Unión Santiago, Gimnasia de Jujuy, Güemes, Vélez de San Ramón y uno ya en mi etapa como entrenador del “tricolor”. Fue en 2012, justamente el último logro de Unión Santiago.


– ¿Un referente?
– Siempre lo fue Enzo Francescoli.


– Y se dio el gusto de jugar junto a su hijo, en el club de sus amores, Unión Santiago...
– Jugar con mi hijo Cristian fue un momento lindo. “Yoyi” Ayuch era el entrenador y el PF Adrián Jiménez. Ellos me dieron esa gran posibilidad y de hecho, fue algo histórico en el fútbol santiagueño. Creo que fue en el año 2005, mi hijo tenía apenas 16 años y fue en un partido contra Mitre. Ese día ganamos, así que fue todo perfecto.


– Y nada menos que Daniel Alberto Passarella estuvo cerca de comprarlo para que fuera uno de sus jugadores...
– Sí, estaba en Gimnasia de Jujuy. En un partido contra All Boys me quebré el metacarpo de la mano izquierda. Me había hablado Passarella para comprarme e integrar seguramente River en ese momento. Hubiera sido muy lindo, pero no se dio. Siempre digo que el tren pasa una sola vez.


– ¿Cómo pasó a ser entrenador?
– Se dio después de jugar en mi último club, que fue Vélez Sarsfield de San Ramón. Al poco tiempo asumimos en Unión Santiago junto a Adrián Jiménez.


– Justamente ganó como técnico el último título que logró Unión Santiago en 2012...
– Sí, fue en 2012 con jugadores de la cantera, con el gran aporte del recordado Joaquín Gramajo, que era un crack. También de Cristian Zárate.
Para mí es un orgullo.


– ¿Cómo va con la cuarentena?
– Tranquilo. Por momentos se extraña todo, sobre todo lo que uno ama, que es el fútbol.


– ¿Le quedó alguna deuda pendiente?
– No creo que me haya quedado alguna deuda pendiente. Jugué desde los 15 hasta los 40 años y disfruté mucho de todo. Lo que sí me hubiera gustado es jugar en Primera A cuando ascendimos con Gimnasia de Jujuy, pero no dependía de mí, sino de Unión que era el club dueño de mi pase. Disfruté todo al máximo.

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    1 voto
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario