“La denuncia a mi cliente la motivan resentimientos, por no haber pedido que detengan al otro imputado”
#AcusadoDeAbuso

“La denuncia a mi cliente la motivan resentimientos, por no haber pedido que detengan al otro imputado”

“En una primera instancia de la investigación mi cliente, padre de la menor, era querellante y yo lo patrocinaba. Él era representante legal de la menor junto a la madre, la cual tenía su abogado”, explicó el Dr. César Fabián Barrojo.
14/02/2020

El abogado César Fabián Barrojo, a cargo de la defensa del letrado acusado de abusar de su hija (la menor aceptada como querellante), recordó que “en el año 2014, luego de descubrir un diálogo —mediante mensajes— que la menor tenía con una compañerita, quien la maltrataba diciendo que era una abusada, fue mi cliente quien le advirtió a la madre (su exesposa) y a partir de allí se iniciaron las investigaciones y se radica la denuncia”.
“Tal denuncia se formula sin mencionar culpable o responsable, en la espera de los resultados de una Cámara Gesell, y tras ser concretada comienza el devenir procesal de la causa”, explicó.
“En esa primera instancia de la investigación mi cliente, padre de la menor, era querellante y yo lo patrocinaba. Él era representante legal de la menor junto a la madre, la cual tenía su abogado”.
“Realizada la Cámara Gesell y producido el informe psicológico como consecuencia de la Cámara Gesell, yo le advierto a mi cliente que no había elementos de incriminación en contra del mencionado en la exposición de la menor, como para mantener la acusación. Le decimos al padre de la menor que no había posibilidad de avanzar en la causa porque no había delito”.
“Hasta ahí se produjeron dos circunstancias que nos llamó mucho la atención. La primera es que en el chat o conversación que tenía con la compañera, la menor mencionaba a otra persona, que hoy está privada de la libertad y que es familiar. Pero cuando va a la Cámara Gesell la menor ya cambia el destinatario de la acusación. Ya no era el que estaba privado de la libertad, sino otro tío, esposo de una tía de sangre por parte del padre”.
“A partir de allí comienzan los problemas. Cuando yo me aparto de la querella, mi cliente sigue siéndolo porque él también es abogado. Y la relación se quiebra cuando ellos le piden a mi cliente que pida la detención de ese tío, a lo que el padre de la menor le dice que no pedirá que lo detengan, y allí abandona la causa”.
“Desde ahí el resentimiento se vuelve en contra del padre, a la par de que había otras situaciones entre marido y mujer no resueltas hasta entonces, que estimamos que motivan el cambio de la dirección de la denuncia”.
“Si nosotros tenemos en cuenta las declaraciones de la menor, el hecho que motiva la denuncia tiene un contenido, la primera Cámara Gesell tiene otro contenido. Después, en la denuncia que la madre le hace al padre de la menor, esta va a una Cámara Gesell que la hacen sin la presencia de nosotros, y ahí cuenta otra historia, distinta a las dos anteriores, y ahí ya lo involucra al padre. Esa Cámara Gesell fue anulada por no haber estado la defensa presente”, explicó.

“Los informes psicológicos dan en contra de la veracidad de los relatos”

“Cuando la menor vino a declarar ya habilitada por el Tribunal de Apelación para brindar testimonio, no en Cámara Gesell, cuenta otra historia. También distinta a la que contó en las anteriores. O sea que tenemos cuatro declaraciones distintas”.
“La semana pasada brindó otro testimonio, que vuelve a ser diferente de los anteriores, y si la volvieran a llamar a declarar volvería a modificar porque el problema no está en lo que ha sucedido, porque de hecho no ha ocurrido. Todos los informes psicológicos dan en contra de la veracidad del relato de la menor”, afirmó.
“El juez ha prevaricado en su resolución, ya que es una maniobra para que, como se tramitaban los expedientes por separado, el de mi cliente caiga en este juez, que es a quien le hicimos una serie de planteos y no nos hizo lugar. Sin embargo, fuimos a la Cámara de Apelaciones y sí nos hizo lugar. Ya había prevaricado antes y ha prevaricado ahora también”.
“Cuando ellos consiguen la acumulación, nosotros no decimos nada, dejamos que avance. Cuando el juez recibe la causa, dice no acumulo, la dejo por separado. Ese fue el aviso de que él iba a tratar la denuncia de manera distinta para con nosotros. Para con nosotros ya tenía otra visión del hecho, por eso califica el primer hecho como abuso gravemente ultrajante y el segundo con acceso, para poder privar de la libertad”, remarcó.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario