Pizzuti, el equipo de José y la página más gloriosa de la historia de Racing
#Racing

Pizzuti, el equipo de José y la página más gloriosa de la historia de Racing

Este viernes falleció el histórico DT, campeón con La Academia como jugador y entrenador. Ganó la Copa Libertadores, la Intercontinental y mantuvo un invicto de 39 partidos.
24/01/2020

Racing fue un equipo gigante durante el amateurismo, pero en el profesionalismo, desde la década de 1970 hasta 2014, le costó mucho conseguir títulos. Entre 1940 y 1970, en cambio, la historia fue diferente y en gran medida gracias a lo que Juan José Pizzuti hizo como jugador y entrenador de la Academia. Tito falleció este viernes a los 92 años.

 

José, nacido el 9 de mayo de 1927, debutó como futbolista profesional en Banfield en 1947 y, tras un breve paso en River, llegó al conjunto de Avellaneda, donde tuvo dos pasos: de 1952 a 1954, sin títulos, y de 1956 a 1961 donde, ahí sí, logró levantar el campeonato local de 1958 y el de 1961. Se retiró en 1963.

 

No pasó mucho tiempo para que, en su carrera como director técnico, triunfe en Racing. En 1965 tomó el mando del equipo y enseguida comenzó a escribir la página más gloriosa de la historia del club. Fue campeón del torneo local de 1966 (el último hasta 2001) que le dio la clasificación a la Copa Libertadores del año siguiente. Aquella, la más larga jamás jugada, constó de 20 partidos que terminaron en la consagración ante Nacional de Montevideo en Santiago de Chile.

 

El broche de oro de ese campañón fue la obtención de la Copa Intercontinental ante el Celtic de Escocia, que había logrado la triple corona. Fue derrota 1-0 en Glasgow, triunfo 2-1 en Avellaneda ante más de 100 mil personas y una nueva victoria en el encuentro desempate, el 4 de noviembre de 1967 en Montevideo. Fue 1-0 con el zapatazo inolvidable del Chango Cárdenas. "El equipo de José", como vitoreaban en las tribunas los hinchas, mantuvo un invicto de 39 partidos, récord hasta el Boca de Carlos Bianchi.

Luego se fue a la Selección Argentina, pero tuvo las agallas de volver en el peor momento, con un equipo al borde del descenso en 1983, que finalmente se terminó consumando. De todas formas, los hinchas de la Academia lo recordarán por todos los hitos que logró. Tiene su estatua en los pasillos del Cilindro y fue designado Presidente Honorario del club. Se fue Tito, un pedazo grande de la historia de Racing. Que en paz descanse. 

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario