Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia Historias bandeñas

Profesora Carmen Rouanet: Adoptada por La Banda, una formadora y amante de su cultura

Ejemplo de trabajo incansable por la educación y el reconocimiento de su ciudad.

La “Cuna de Poetas, Cantores y Bailarines” lleva su nombre por las numerosas figuras que trabajaron para que sea reconocida como tal, algunos nacidos en esta tierra bandeña y otros adoptados por la misma, este es el caso de la profesora Carmen Rouanet, quien a pesar de haberse criado en Villa María Córdoba, eligió la ciudad de La Banda para vivir.

 

Por muchos años, la docente se desempeñó en diferentes escuelas de la ciudad y cuando se jubiló su tarea incluso se intensificó, ya que trabajó incansablemente por la biblioteca Domingo Bravo, de la que llegó a ser presidenta hasta diciembre de 2023.

 

Pero para brindar detalles, la ya bandeña contó a Nuevo Diario cómo inició su historia: “Soy de Villa María, Córdoba, allá estudié para docente de grado, me casé y tuve a mis dos primeras hijas, luego por temas de trabajo vinimos a Santiago, a Loreto primero, luego vivimos en Malbrán y en el año 1972 nos instalamos en La Banda y aquí nació mi tercera hija”.

“Tuve la oportunidad de conocer el monte santiagueño y me enamoré, vi quizás lo que muchos no conocen, aprendí a pelear y defender a Santiago como si hubiera nacido aquí”, resaltó.

Trayectoria en educación

Luego de 10 años de cuidar de sus hijas, Carmen volvió a desempeñarse como docente de grado en la escuela N° 104 Martín Miguel de Güemes durante 14 años, “en ese tiempo perdí a mi marido, mi compañero”, pero en sus deseos de ir por más y enfrentar la situación que vivía, ganó un concurso para ser directora en la escuela Agua y Energía, donde se quedó por 4 años, allí decidió ampliar sus conocimientos por lo que comenzó a estudiar el profesorado de Filosofía en el Instituto Superior del Profesorado Provincial N° 1, mientras continuaba con su cargo como directiva en la escuela Los Pinos. Al finalizar su profesorado comenzó a dar clases en el profesorado del que se recibió, en la cátedra de Conocimiento, “al mismo tiempo estudié la Tecnicatura de Gestión Educativa y en 2007 me jubilé”.

Sus días en la biblioteca

Tras varios años de formar a santiagueños y bandeños, a través de la docencia, decidió hacer también por la cultura de la ciudad, por lo que se hizo socia y se involucró en la comisión directiva de la Biblioteca Popular Domingo Bravo, misma que se encontraba a una cuadra de su casa y donde reside actualmente en el barrio Villa Juana, “las cosas se fueron dando, participaba de encuentros y actividades, así como también de la Feria del Libro, en 2012 comencé a tener cargos y en 2017 llegué a ser presidenta, cargo que duró hasta diciembre del año pasado”.

 

“Uno de los objetivos de una biblioteca no es solo brindar libros, sino dar a conocer todo lo que tenemos en nuestra cultura, especialmente, lo educativo desde mi línea personal también, pero una biblioteca se suma a cualquier actividad cultural”, dijo sobre la importancia que tienen las bibliotecas populares.

“Amo formar parte de la cultura y a pesar de que ya no soy presidenta, decidí continuar cerca, deseo armar una comisión directiva con quienes formaron parte hace varios años de la biblioteca para que no se alejen”, resaltó.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso