Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia Este mes hubo tres lesbicidios, en Buenos Aires

“Los discursos de odio los tenemos muy incorporados en la sociedad”

Manifestó Cintia Cravero, asesora legal del Inadi Santiago del Estero, en diálogo con el equipo de Nuevo Diario. “Quien emite estos discursos discrimina y violenta a su víctima", dijo.

Cintia Cravero, asesora legal del Inadi Santiago del Estero, aseguró que a “los discursos de odio los tenemos muy incorporados en la sociedad”, en una entrevista con el equipo de Nuevo Diario.

La comunicación se entabló en el marco de los recientes asesinatos (lesbicidios) de tres mujeres, en un hotel de Barracas, en Buenos Aires.

“Los discursos de odio son expresiones que incitan a dañar a una persona”, introdujo Cravero, y siguió: “Quien emite estos discursos discrimina y violenta a su víctima, a la que identifica como parte de un grupo que considera socialmente inferior, y por eso es que la ataca hasta deshumanizarla”.

Según un informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+, en nuestro país se registraron 133 crímenes de odio durante 2023 (cuatro más en relación a 2022).

Redes sociales

La asesora observó que los discursos de odio “están tan incorporados que, a veces, no los registramos”.

Un sondeo publicado por el Inadi da cuenta de que las redes sociales son el ámbito donde prima la discriminación. “Han tomado mucha fuerza en las redes sociales, desde hace unos años. Los vemos tanto en las publicaciones como en los intercambios de comentarios que agreden, insultan y denigran”, profundizó la doctora.

¿Libertad de expresión?

“Muchas de esas personas que atacan a otras en las redes sociales se amparan en la libertad de expresión para decir lo que sea”, acusó Cravero. No obstante, precisó: “El derecho a la libertad de expresión existe siempre que se respete el derecho a la igualdad, porque la libertad de expresión no es un derecho absoluto. Justamente, tiene un límite, y ese límite es el odio que carga el discurso”.

La asesora remarcó que, “las palabras dañan” y “habilitan a otras personas a emitir discursos en la misma línea”.

Límites

“La línea divisoria entre el discurso de odio y el crimen de odio es muy finita”, sugirió la entrevistada, quien lamentó que, “es fácil que se pase ese límite si hay personas públicamente expuesta que emiten esos discursos, sean políticos o influencer”.

La doctora advirtió que quienes emiten esos discursos “dotan de respaldo” y de “cierta impunidad” sobre quienes replican las mismas ideas y quienes cometen crímenes de odio.

“Como dije, la libertad de expresión es un derecho, pero no es un derecho que te habilite a decir lo que quieras y con eso dañar a otra persona. Tiene como límite el discurso de odio, porque con ese límite lo que se garantiza es la dignidad humana”, finalizó la doctora.

Inadi
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso