Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Policiales Brutal femicidio que conmocionó a la ciudad de Fernández, departamento Robles

El asesino de Carolina Ledesma la sorprendió en su casa, la golpeó y asfixió

Matías Loto es buscado por los efectivos de la División Homicidios y Delitos Complejos, conjuntamente con la Departamental de Fernández.

Agrandar imagen Se realizaron las pericias en el lugar.
Se realizaron las pericias en el lugar. Crédito: (Foto Nuevo Diario)

Carolina Ledesma tenía 23 años y en diciembre de 2023 se había recibido, con mucho sacrificio, de agente sanitario. Era alegre, amaba jugar al fútbol y al vóley. En total, tenía ocho hermanos. Era confidente de sus dos hermanas y siempre trataba de mantenerse firme en sus convicciones.

El nombre de Carolina Ledema se sumó a la extensa lista de mujeres asesinadas en un contexto de violencia. Su brutal femicidio fue el primero de 2024 en nuestra provincia.

Carolina mantuvo una relación amorosa con Matías Loto, de 22 años, hijo de una reconocida familia de comerciantes de la ciudad de Fernández, departamento Robles. Pero el amor, a fuerzas de golpes y manipulación constante, se terminó.

Matías era celoso y posesivo, por lo que mantenía constantes peleas de pareja con Carolina. Cansada, decidió ponerle fin a la relación. Pero él, según indicaron los testigos, la buscaba y bajo amenazas de que “se mataría”, convencía a “Caro” de retomar el noviazgo. Siempre bajo la promesa de que “cambiaría”.

Comenzaron a darle el último adiós (Foto Facebook).
Comenzaron a darle el último adiós (Foto Facebook).
El primer quiebre en la relación llegó en mayo del año pasado. Carolina se presentó en la Comisaría Comunitaria Nº 35 de Fernández, donde denunció a su entonces expareja. Ante los uniformados, indicó que era víctima de hostigamiento por parte de su ex. Al tiempo que indicó que “él no aceptaba que la relación se había terminado”. Pasó el tiempo y en junio de 2023 fue Matías el que se presentó en la Policía y denunció a Carolina por el supuesto delito de lesiones y amenazas. El sujeto habría manifestado que su exnovia lo habría golpeado y posteriormente amenazado con un cuchillo. En ese momento, la Justicia le había impuesto a Matías una perimetral.

Mientras los meses pasaban, el sujeto nuevamente comenzó a manipular a la estudiante. Logró convencerla de darle una oportunidad, diciendo que “había cambiado”. Ella aceptó y empezaron a convivir, pero con los días la pareja nuevamente se separó. En esta ocasión, era el fin definitivo para Carolina. Ella estaba muy decidida a terminar e iniciar una nueva vida, siendo contenida por su familia y amigos.

Eran las dos de la tarde del lunes, cuando Carolina estaba en su vivienda de calle Almirante Brown, en el barrio Norte de Fernández. El inmueble era de su madre, pero por decisión familiar Carolina había comenzado a vivir en el lugar junto a Matías. Tras su separación, el sujeto se retiró de la vivienda y ella estaba sola. En la casa lindante residen su tía y su abuelo.

Carolina tenía que viajar a la ciudad Capital para inscribirse en un curso, por lo que habló con su madre, quien la apoyaba en todo y emocionada quería saber cómo le había ido en el viaje. Carolina le habría dicho por teléfono: “Mami, comé tranquila y después a la tarde voy a contarte”. La mujer aceptó el pedido de su hija y acordaron en hablar luego. Pasaron las horas y el ama de casa —al parecer teniendo un mal presentimiento— llamó a su hija. Eran aproximadamente las seis de la tarde. No obtuvo respuestas. Pensó que estaba descansando.

A las nueve de la noche intentó comunicarse de nuevo con ella. Una vez más no pudo hacerlo. Le dejó un mensaje, que Carolina nunca respondió. Preocupada, la mujer le pidió a Carlos Ledesma —su esposo y padre de la víctima— que fuera a verla. Carlos llegó a la casa de Carolina y llamó a la puerta en varias oportunidades. No obtuvo ninguna respuesta, por lo que decidió ingresar al inmueble. La llamó por su nombre, pero Carolina no respondía. Caminó por la casa hasta llegar a la habitación y al abrir la puerta encontró la peor escena de su vida.

Carolina yacía sobre la cama con una sábana atada a su cuello y del otro extremo tenía parte del rostro y del cuerpo cubiertos. De inmediato, sin dudarlo, Carlos llamó a la Policía. Los profesionales de la salud pudieron constatar que lamentablemente la víctima llevaba varias horas sin vida. El inmueble estaba un poco desordenado.

Los efectivos informaron sobre la situación al fiscal de Género de Banda y Robles, Dr. Pedro Ibáñez, quien dispuso la intervención de la División Homicidios y Delitos Complejos, que inició las averiguaciones.

 

El cuerpo de Carolina fue sometido a una autopsia, donde se determinó que presentaba signos de ahorcamiento y asfixia, además de golpes. También pudo ser atacada sexualmente. Tanto la Justicia como la Policía centraron su atención en Matías, quien se encuentra prófugo de la Justicia.

Habría ingresado a la casa de Carolina por el patio trasero de la propiedad lindante

Para los investigadores, Matías Loto habría ingresado a la casa de la víctima previo saltar la tapia perimetral del patio trasero del abuelo de Carolina.

Todo lo realizó sin testigos en el lugar, ya que todos habrían estado descansando.

El femicida habría estado en el interior del inmueble cuando la víctima llegó, por lo que habrían mantenido un cruce de palabras.

Se sospecha que el sujeto habría agredido físicamente a la víctima, para posteriormente intentar simular un suicidio.

Tomó una sábana con la que la ahorcó y con la misma tela, cuando la joven ya habría estado muerta, la cubrió para no mirarla. Luego se dio a la fuga. Un vecino indicó que “habría visto a un sujeto salir corriendo”.

Desde ese momento, el sospechoso se encuentra prófugo de la Justicia.

 

 

Se encontraron huellas en el inmueble (Foto Nuevo Diario).
Se encontraron huellas en el inmueble (Foto Nuevo Diario).
Le destrozó la puerta de la casa a patadas, por lo que su suegra lo corrió del lugar

Carolina y Matías habrían convivido en la casa de la madre de la joven durante varios meses. Pero hace aproximadamente 40 días, protagonizaron el último hecho de violencia doméstica en el que tuvieron que intervenir Carlos y su esposa.

Tras hacerle una escena de celos, Matías habría comenzado a golpear las cosas de la casa. No era la primera vez que reaccionaba de manera violenta, por lo que Carolina le contó a su familia lo sucedido y estos acudieron en su auxilio. La madre de la víctima le ordenó “retirarse de la vivienda”, por lo que el agresor tomó sus cosas y se fue.

Matías era caracterizado por quienes lo conocían como una persona agresiva, impulsiva, celosa y posesiva. En reiteradas oportunidades se mostraba como una persona manipuladora con Carolina.

El agresor se encuentra prófugo de la Justicia (Foto Facebook).
El agresor se encuentra prófugo de la Justicia (Foto Facebook).
“Ojalá todas tuvieran el valor de salir de una relación así”, el posteo reflexivo de una familiar

A través de las redes sociales, una familiar de Carolina —mientras le daba el último adiós— escribió una profunda reflexión con el fin de concientizar a la sociedad y buscar la solidaridad de las mujeres.

Todos hablan y especulan. Todas ahora son ‘el’ si yo fuera ella no hubiera aguantado maltratos. En la primera salí. No dejes que te controlen. Por qué aguantó tanto. Por qué no habló con alguien. Por qué no lo denunció, indicó la usuaria.

Al tiempo que reflexionó: “Solo el que está en ese lugar sabe lo que pasa, lo que siente. Tal vez aguanta por amor. Tal vez por miedo. Manipulación. Ojalá todas tuvieran el valor de salir de una relación así. Pero no todos somos iguales. Vuela alto Caro. Dale consuelo a tus padres y hermanos. Fernández está de luto. Una muerte injusta. Un femicidio más. Justicia por Caro”.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso