Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Policiales #Macabro

Mataron a un policía y quisieron prender fuego el cuerpo: un amigo se quebró y confesó

El efectivo, de apellido Aguirre y de 26 años, fue hallado en el asiento trasero de un automóvil. Tenía múltiples cuchilladas en cuello y tórax.

Gran conmoción causó en las últimas horas el asesinato de un policía de Santa Fe. El cuerpo de Ariel Andrés Aguirre (26) fue encontrado en el asiento trasero de su automóvil Chevrolet Prisma, boca abajo y cubierto de sangre. Después de matarlo a puñaladas prendieron fuego el vehículo y lo dejaron estacionado en un camino rural de la localidad de Margarita.

 

Como las llamas no llegaron a incinerar el cuerpo de Aguirre tal como pretendía el asesino, los peritos de Criminalística pudieron determinar que la víctima había sido asesinada a puñaladas, ya que presentaba múltiples heridas cortantes en cuello y tórax.

 

Mientras espera los resultados de la autopsia, el fiscal penal Leandro Benegas destacó en diálogo con medios locales que la oportuna intervención de vecinos y policías "permitió que quedaran incólumes las pruebas del crimen para ser analizadas".

 

Benegas, que se toma licencia y deja las actuaciones a su colega Alejandro Rodríguez, desandó las pistas que no se llevó el fuego y llegó a la conclusión que no habría detrás del crimen una trama en la que podría estar involucradas organizaciones criminales, sino que estaba frente a un móvil con tintes sentimentales.

 

Ariel Andrés Aguirre (26).

Así, en horas de la noche, un sospechoso fue detenido por la policía de Santa Fe, indicaron fuentes de la investigación a este medio.

 

Según consignó Infobae, el hombre se quebró y confesó su autoría a los detectives, luego de que su coartada no resultara convincente. Se trata de Alexis Javier Franco, un mecánico de motos en el pueblo y amigo de la infancia de Aguirre, según publicó Reconquista Hoy.

 

El fiscal dijo que el acusado dio "argumentos contradictorios, una versión de que se encontró durante toda la mañana con una amiga" y que la mujer, "al momento de ser entrevistada, dio una versión totalmente distinta".

 

"No corroboró la versión dada por el imputado, allí el imputado comenzó a titubear, a quebrarse y terminó confesando ante autoridad policial la autoría del hecho", añadió Benegas.

 

Varios indican que, hasta hace unos meses, era pareja de la novia del efectivo. Los celos hacia Aguirre lo habría movilizado a apuñalarlo brutalmente, aventuraron los investigadores que lograron determinar que, esa mañana, "Aguirre había llevado la moto para que Franco se la arregle sin saber que estaba cayendo en una trampa".

 

El asesino le pidió que lo llevara a buscar un repuesto, y lo alejó del pueblo. En ese momento, lo atacó a puñaladas. Luego, le pidió a una amiga que lo buscara con la excusa de que había tenido un inconveniente con el auto.

 

Para deshacerse de otra evidencia clave, le regaló a la mujer la remera que llevaba cuando asesinó al policía. Esa prueba también fue secuestrada para el peritaje. Buscan el arma con la que lo apuñaló.

Santa Fe
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso