#ConflictoInternacional

| 29/01/2023

Putin pretende imponer la hora de Moscú en las cuatro regiones ucranianas anexadas ilegalmente

El cambio de huso horario es un intento más del Kremlin por “rusificar” los territorios ocupados de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia. Ya ha estado expidiendo sus pasaportes y obligando a utilizar su moneda, el rublo, en esas zonas.

Putin pretende imponer la hora de Moscú en las cuatro regiones ucranianas anexadas ilegalmente

En el último intento de cimentar su anexión ilegal de territorio ucraniano, Rusia anunció que impondrá la hora de Moscú en las partes de cuatro regiones ucranianas ahora bajo control de sus fuerzas invasoras.

Rusia ya ha estado expidiendo sus pasaportes y obligando a utilizar su moneda, el rublo, en las zonas ocupadas de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia, las cuatro regiones ucranianas que Vladimir Putin declaró anexadas y absorbidas por Rusia en violación del derecho internacional.

Ahora, Rusia ha dicho que adelantará una hora los relojes para que esas zonas estén en hora de Moscú.

“La sincronización gradual de la legislación rusa continúa tras la integración de cuatro nuevos territorios en su estructura”, escribió el Ministerio de Industria y Comercio de Rusia. “En un futuro próximo, las regiones de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia se incluirán en el segundo huso horario, al que se aplica la hora de Moscú”.

No se aclara con precisión cuándo se producirá el cambio. Pero Ucrania, a diferencia de Rusia, observa el horario de verano, por lo que todos sus relojes deben adelantarse una hora el 26 de marzo, independientemente de las aspiraciones de anexión de Moscú.

El 30 de septiembre, Putin firmó un decreto por el que se anexaba las cuatro regiones ucranianas, a pesar de que las fuerzas rusas no controlaban plenamente ninguna de ellas. En noviembre, las fuerzas ucranianas reconquistaron la ciudad de Kherson, la única capital regional que Moscú había tomado desde el inicio de la invasión. Los proxies rusos controlan las capitales de Luhansk y Donetsk desde 2014, y sus fuerzas no han podido alcanzar hasta ahora la ciudad de Zaporizhzhia.

A pesar de los repetidos reveses militares, Putin ha declarado que Rusia nunca renunciará a las regiones, y el Kremlin insiste ahora en que las zonas que no controla deben ser “liberadas” de Ucrania. La anexión ilegal ha sido ampliamente condenada por la comunidad internacional.

El cambio de huso horario en las zonas ocupadas es el último esfuerzo de las autoridades rusas por “rusificar” los territorios ucranianos capturados e integrar cultural y legalmente a sus residentes.

Se han cambiado los nombres de calles y carreteras por nombres rusos y se ha obligado a las escuelas a adoptar el plan de estudios ruso, además de poner en circulación dinero y pasaportes rusos.

Mientras tanto, en una nueva ronda de sanciones, Japón anunció el viernes la prohibición de exportar a Rusia decenas de artículos, entre ellos sistemas de cañones de agua, gases lacrimógenos, explosivos, equipos de inspección por rayos X y robots.

En respuesta, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a la prensa que las decisiones de Tokio “no traen nada terrible para nosotros”.

Y en el último ejemplo de la represión del Kremlin contra los medios de comunicación, la Fiscalía General rusa declaró a Meduza, un popular medio de noticias independiente ruso, organización “indeseable” en Rusia.

La medida tiene por objeto obligar a las entidades a cesar sus actividades en Rusia, y expone al personal y a los donantes de fondos a ser procesados y a largas penas de prisión.

El jueves, la Fiscalía dijo que Meduza “supone una amenaza para los fundamentos del orden constitucional y la seguridad de la Federación Rusa”.

La Unión Europea condenó la medida. “Esta decisión demuestra que a las autoridades rusas no les basta con difundir información manipuladora sobre la guerra de Rusia contra Ucrania”, declaró el responsable de política exterior de la UE, Josep Borrell. “También quieren impedir que los medios de comunicación independientes proporcionen al público ruso acceso a información basada en hechos sobre esta guerra”.

Mientras Moscú seguía en pie de guerra, regiones de toda Ucrania continuaban sufriendo el viernes cortes de electricidad de emergencia tras la última serie de ataques aéreos rusos del jueves.

Ukrenergo, el operador de la red eléctrica estatal, dijo que los ataques con misiles habían dejado sin electricidad a Kyiv, la capital, así como a la ciudad de Kharkiv, en el noreste, y a Lviv, en el oeste. Según las autoridades ucranianas, al menos 11 personas murieron y otras 11 resultaron heridas en el ataque del jueves.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo el viernes que sus fuerzas habían golpeado la infraestructura de Ucrania durante el asalto del jueves con aviones no tripulados y un “ataque masivo con misiles” desde el aire y el mar. El ministerio dijo que los ataques habían interrumpido el “transporte de armas y municiones” - incluyendo armas suministradas por países de la OTAN como Estados Unidos.

El ex presidente Donald Trump, publicando en su plataforma Truth Social, afirmó que la guerra “nunca habría ocurrido” si él fuera presidente, y se jactó: “Incluso ahora, si fuera presidente, sería capaz de negociar el fin de esta horrible y rápida escalada de la guerra en 24 horas.”

Preguntado por esas declaraciones, Peskov dijo el viernes que Estados Unidos y sus aliados no tenían ningún interés en la paz. Peskov afirmó que Washington tenía la “llave” para poner fin a la guerra porque podía decirle a Kiev que dejara de luchar. “Ahora vemos que el actual líder de la Casa Blanca no quiere utilizar esta llave”, dijo Peskov. “Al contrario, opta por seguir bombeando armas a Ucrania”.

(c) 2023, The Washington Post - Por Francesca Ebel

 
 
 
 
 
 

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Temas de esta nota
Más noticias
Ultimas noticias