#Increíble

| 02/08/2022

Científicos concluyeron que, después de morir, somos conscientes de ello

La muerte es un misterio desde los comienzos de la humanidad, y es tan interesante como aterradora. No obstante, estudios científicos revelaron algo fascinante.

Científicos concluyeron que, después de morir, somos conscientes de ello

En las últimas décadas, los científicos han estado estudiando las experiencias cercanas a la muerte (NDE, por sus siglas en inglés) en un intento de obtener información sobre lo que nos ocurre después de la muerte. Algunas personas que tienen ECM explicaban lo que sucedía a su alrededor, aunque los médicos las consideraran clínicamente muertas o inconscientes en ese momento.

Si bien la ciencia aún no sabe explicar las ECM, hay investigaciones que demuestran que permanecemos conscientes durante aproximadamente dos a 20 segundos después de que la respiración y los latidos del corazón se detengan.

Somos conscientes de nuestra muerte

Se considera hora de la muerte cuando una persona ha sufrido un paro cardíaco, que es el cese del impulso eléctrico que induce los latidos del corazón. Como resultado, el corazón se bloquea. Este momento en que el corazón se detiene es considerado por los médicos como la indicación más clara de que alguien ha muerto. Pero, ¿qué sucede dentro de nuestra mente durante este proceso? ¿La muerte supera inmediatamente nuestra experiencia subjetiva o nos “marchamos” lentamente?

Los científicos han estudiado las experiencias cercanas a la muerte en un intento de obtener información sobre cómo se comporta el cerebro durante la muerte. Lo que han encontrado es realmente sorprendente e inquietante: una oleada de electricidad ingresa al cerebro momentos antes de la muerte cerebral. Un estudio de 2013, que examinó las señales eléctricas dentro de las cabezas de las ratas, encontró que los roedores entraron en un estado de hiperalerta justo antes de morir.

Algunos científicos están comenzando a pensar que las ECM son causadas por un flujo sanguíneo reducido, junto con un comportamiento eléctrico anormal dentro del cerebro. Entonces, el túnel de la luz blanca podría derivar de un aumento en la actividad neuronal. El Dr. Sam Parnia es el director de investigación de cuidados intensivos y reanimación en la Facultad de Medicina Langone de la Universidad de Nueva York (NYU) han investigado exactamente cómo muere el cerebro.

En trabajos anteriores, el Dr. Parnia ha realizado estudios en animales que analizan los momentos antes y después de la muerte. También ha investigado experiencias cercanas a la muerte.

“Muchas veces, aquellos que han tenido tales experiencias hablan de flotar en la habitación y estar al tanto del equipo médico que trabaja en su cuerpo”, dijo el Dr. Parnia a la revista científica Live Science. “Describían ver trabajar a médicos y enfermeras y tener conciencia de conversaciones completas, de cosas visuales que estaban sucediendo, que de otro modo no serían conocidas por ellos.”

El personal médico lo confirma, pero, ¿cómo podrían las personas que técnicamente estaban muertas ser conscientes de lo que sucede a su alrededor? Según el Dr. Parnia, incluso después de que nuestra respiración y nuestros latidos cardíacos se detienen, permanecemos conscientes durante aproximadamente dos a 20 segundos. Ese es el tiempo que se cree que dura la corteza cerebral sin oxígeno. Esta es la parte del cerebro que piensa y toma decisiones. También es responsable de descifrar la información recopilada de nuestros sentidos.

Según el Dr. Parnia, durante este período, pierdes todos los reflejos del tronco encefálico: el reflejo nauseoso, el reflejo de la pupila, todo eso desaparece. Las ondas cerebrales de la corteza cerebral pronto se vuelven indetectables. Aun así, nuestro órgano pensante puede tardar horas en apagarse por completo.

Por lo general, cuando el corazón deja de latir, alguien realiza RCP (reanimación cardiopulmonar). Esto proporcionará alrededor del 15% del oxígeno necesario para realizar la función cerebral normal.

“Si logra reiniciar el corazón, que es lo que intenta hacer la RCP, gradualmente comenzará a hacer que el cerebro vuelva a funcionar”, continúa explicando el Dr. Parnia. “Cuanto más tiempo estés haciendo la RCP, esas vías de muerte de las células cerebrales seguirán ocurriendo, simplemente están ocurriendo a un ritmo un poco más lento.”

En otra investigación del Dr. Parnia y sus colegas, examinó la gran cantidad de europeos y estadounidenses que sufrieron un paro cardíaco y sobrevivieron.

“De la misma manera que un grupo de investigadores podría estar estudiando la naturaleza cualitativa de la experiencia humana del ‘amor’”, añadió el Dr. Parnia. “Estamos tratando de comprender las características exactas que experimentan las personas cuando pasan por la muerte, porque comprenda que esto reflejará la experiencia universal que todos tendremos cuando muramos.”

Uno de los objetivos es observar cómo actúa y reacciona el cerebro durante la parada cardíaca, tanto en los procesos de muerte como de reanimación. ¿Cuánto oxígeno se necesita exactamente para reiniciar el cerebro? ¿Cómo se ve afectado el cerebro después del avivamiento? Aprender dónde se dibujan las líneas podría mejorar las técnicas de reanimación, lo que podría salvar innumerables vidas por año.

“Al mismo tiempo, también estudiamos la mente humana y la conciencia en el contexto de la muerte, para comprender si la conciencia se aniquila o si continúa después de la muerte durante un período de tiempo, y cómo se relaciona con lo que sucede dentro del cerebro en tiempo real”, concluye el Dr. Parnia.

Prueba de vida después de la muerte

Alrededor del cinco por ciento de la población general ha tenido una experiencia cercana a la muerte. Son poderosas, vívidas y, a menudo, una experiencia transformadora. Cada vez son más los científicos que han comenzado a ver las ECM como prueba del más allá. Son tan justificantes como cualquier experiencia (del mundo real), y el mero peso de la evidencia podría ser razón suficiente para creer.

Hay que tener en cuenta que una experiencia cercana a la muerte no es un malentendido o una tergiversación de algún otro fenómeno cognitivo. Como los describen expertos en la materia, la ECM es una experiencia auténtica que no puede reducirse simplemente a la imaginación, el miedo a la muerte, la alucinación, la psicosis, el uso de drogas o la deficiencia de oxígeno. Las ECM deben ser examinadas como algo propio: una experiencia separada, con la que se encuentran millones de personas en todo el mundo, y que es irreductible a cualquier otra explicación neurocientífica existente.

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Más noticias
Ultimas noticias