#BarrioSigloXXI

| 01/08/2022

Tras un ataque a su casa, un policía mató a un empleado de comercio

Un testigo, amigo del joven asesinado, clave en la investigación que realiza la fiscal Celia Mussi conjuntamente con la Gendarmería Nacional.

Tras un ataque a su casa, un policía mató a un empleado de comercio

Roque Jesús Barraza tenía 19 años y dos hermanos. Trabajaba en un supermercado en la zona norte de la Capital y estudiaba en el turno tarde. Vivía en el barrio Campo Contreras 750 Viviendas. Falleció tras ser baleado en un confuso incidente protagonizado por un agente de Policía en el barrio Siglo XXI. 
Eran las seis de la madrugada de ayer, cuando “Chuna” como le decían cariñosamente, se encontraba en su casa. Estaba descansando, ya que debía trabajar en la mañana. Recibió un mensaje de un amigo, quien le pidió que “lo buscara porque se había armado una pelea”. Barraza se dirigió hacia el barrio Siglo XXI y nunca más regresó a su hogar. Su cuerpo se desplomó sobre un charco de sangre en la esquina de Leónidas Espeche y Nicolino Loche del Siglo XXI. Tenía un impacto de bala calibre 9 mm en la cabeza, según indicó el médico de Sanidad Policial. Su cuerpo fue trasladado a la morgue judicial, donde se le practicará la autopsia por orden de la fiscal Celia Inés Mussi. 
Minutos antes, mientras Barraza estaba en su casa, un grupo de jóvenes ocasionó un incidente. Los mismos volvían de una fiesta y al pasar por una casa de la manzana 43, arrojaron elementos contundentes en contra de la propiedad del agente de Policía, David Enrique Arévalo de 28 años. El uniformado habría extraído un rifle de aire comprimido y realizó disparos al aire. Los revoltosos que “lo invitaban a pelear”, se retiraron. 
Pero al cabo de unos minutos, los jóvenes lograron romper un hormigón y comenzaron a arrojar los pedazos contra el inmueble del policía. En la oportunidad, el efectivo salió con su arma reglamentaria y efectuó disparos. En ese momento resultó lesionado mortalmente Barraza. 
Según un amigo de Barraza, la víctima fatal y él, se encontraban reunidos en la esquina de la plaza. Estaban a punto de retirarse, cuando habrían observado al funcionario policial que salió de la casa. Los habría insultado y luego, regresó a la propiedad, donde volvió hacia donde ellos estaban, armado. Sin mediar más palabras, según indicó el testigo, abrió fuego contra Barraza quien falleció en el acto a causa de la herida de bala que presentaba en la cabeza.
Arévalo fue detenido y trasladado a la sede de la Comisaría Comunitaria 51, donde quedó alojado. Mientras la Policía y la Gendarmería Nacional, realizaron las pericias pertinentes en el sitio. 

“Jesús era un excelente chico que no se metía con nadie”, dijo un familiar 

Sin encontrar una respuesta al dolor que los desborda de la abrupta pérdida de Jesús, sus familiares y amigos pidieron “que el caso se esclarezca y que el responsable pague”. 
En diálogo con Nuevo Diario, un familiar del joven asesinado de un disparo, remarcó: “Jesús era un excelente chico que no se metía con nadie. Era trabajador y estudiaba. Nunca imaginamos que le pudiera haber pasado algo así”. 
“No era conflictivo, ni tampoco tuvo un problema con nadie. Solo pedimos que se haga justicia y que el responsable de esto, pague por lo que hizo”, remarcó. 

“Me quedo con los mejores recuerdos, te llevaré siempre en mi corazón”

La trágica muerte de Jesús Barraza, conmocionó a sus familiares, amigos y vecinos. Todos comenzaron a despedirlo en las redes sociales. 
A través de Facebook, Milagros posteó: “Vos eras parte de mi motivo de vivir, gracias cuñado por todo lo que hiciste por mí. Descansa en paz. Locura, te voy a extrañar ‘Chuna’”. Mientras que Ignacio escribió: “Me quedo con los mejores recuerdos; te llevaré siempre en mi corazón amigo. Te voy a extrañar mucho”. 
Mientras que Diego, publicó: “Este no es un adiós sino un hasta pronto mi loco. Sigo sin creer lo que te pasó. Siempre estabas para ayudarme amigo; siempre me deseaste la buena. Siempre fuiste la mejor persona conmigo. Gracias hermano querido por tantas cosas vividas juntos por tantos años de amistad”. 
Los mensajes a la familia Barraza se multiplicaron en cuestión de minutos. 

“Ya están juntos como siempre lo hacían“

“Dos ángeles bellos en el cielo. Por siempre el ‘Negro Luli’ y ‘Chuna’. Descansen en paz, ya están juntos como siempre lo hacían”, fue el desgarrador recuerdo de los amigos de quienes fueron asesinados. “Luli” era el apodo de Lorenzo Pallares, un joven repartidor de 20 años, quien fue asesinado en septiembre de 2019 de un disparo en el cuello. El jovencito habría estado reunido con un amigo —Agustín Herrera—, cuando resultó con un impacto de bala. Fue hospitalizado en grave estado de salud y tras una leve agonía, falleció.  
Pallares y Barraza eran amigos y vivían a menos de 100 metros de distancia. 

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Más noticias
Ultimas noticias