#DecisionesDesesperadas

| 19/05/2022

"No tuve otra opción": la radical decisión que tomó una joven para poder pagar la facultad

La joven tenía una deuda que ascendía a 167 mil dólares y, por consejo de su amiga, tomó una drástica decisión. Su historia:

"No tuve otra opción": la radical decisión que tomó una joven para poder pagar la facultad

La formación profesional en una universidad privada conlleva un importante gasto para los estudiantes y sus familias. Hay países como Estados Unidos en donde incluso se ofrecen préstamos estudiantiles para poder facilitarle el acceso a los jóvenes.

No obstante, los estudiantes al finalizar sus estudios se encuentran con una realidad distinta en donde deben pagar grandes sumas de dinero. En este caso, una joven reveló que tuvo que vender sus óvulos para afrontar la deuda de un préstamo estudiantil.

La protagonista de este suceso es Kassandra Jones (28). Esta joven de New York comenzó la carrera de nutricionista en la ciudad estadounidense. La chica tuvo tres trabajos durante sus años en la universidad y ahorraba plata al no pagar un alquiler porque vivía con sus padres, pero aún así tenía una deuda de 25 mil dólares.

Jones finalizó sus estudios y realizó una maestría en salud pública, pero no obtuvo una beca. Es por que la cifra ascendió a US$ 167.000. Suma muy difícil de pagar para una profesional, que en ese momento tenía 23 años y se recibió recientemente. “Cuando uno está desesperado por resolver las cosas como un adulto joven y tiene una deuda enorme del sistema educativo. No tuvo otra opción. Realmente estaba entre la espada y la pared”. aseguró la joven.

En esta situación, Kassandra conversó con una amiga sobre este problema que tenía y ella le contó que había ganado el salario de cuatro meses de trabajo en solo unas pocas semanas con la donación de sus óvulos. Es por eso que la chica intentó aplicar para poder pagar sus deudas universitarias.

No fue una tarea sencilla. Debía hacerse exhaustivos exámenes médicos para conocer cómo estaba su estado de salud y ver si no tenía enfermedades genéticas de interés. Es un porcentaje muy bajo de mujeres de entre 18 a 35 años las que son aceptadas. Finalmente Jones fue seleccionada y así fue que realizó cinco rondas distintas de donación.

Por cada una obtuvo US$ 9.855. Con lo cual su ganancia llegó casi a US$ 50.000. Con esa plata pudo pagar una parte importante de las deudas y el resto continúa aún pagándolo. "Fue la mejor decisión. Esto solía mantenerme despierta por las noches y sentía que no había una luz al final del túnel. Al escuchar la cifra que me pagarían casi me deja sin aliento. Me sorprendió muchísimo", reconció Kassandra.

Por último, la joven indicó que al revelar cómo hizo para pagar su deuda de la Universidad recibió distintos cuestionamientos. Además, expresó que muchas personas mayores aún no comprenden por qué llegó a tomar esa decisión.

Las generaciones mayores no tienen idea de cómo se siente esto con las nuevas circunstancias que tenemos que soportar. En las décadas de 1970 y 1980, la matrícula y las tarifas más el alojamiento y la comida en una universidad de cuatro años eran de 1.400 dólares. Ahora es un promedio de 22.000 dólares, que todavía se considera bajo para la mayoría de los estudiantes”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Temas de esta nota
Más noticias
Ultimas noticias