#DepartamentoBanda

| 21/02/2022

Se cumple hoy un año del femicidio de Verónica Escobar, asesinada a cuchilladas por su pareja

Ramón Roldán, el femicida, fue detenido tras permanecer oculto en el monte. Está procesado y espera el juicio.

Se cumple hoy un año del femicidio de Verónica Escobar, asesinada a cuchilladas por su pareja

Ensangrentada, corría por la calle pidiendo ayuda. Estaba ahogándose con su propia sangre. Él, corría detrás empuñando un cuchillo. Le juró que la iba a matar. No pudo continuar escapando. Se desplomó en el camino, a menos de 50 metros de la casa de una hermana. La encontraron muerta. El femicida escapó y fue detenido en el monte. 
Eran aproximadamente las seis de la mañana del 21 de febrero de 2021. Verónica Escobar, una joven madre de 22 años, estaba durmiendo en su casa de la localidad de Los Díaz, departamento Banda. Era domingo. 
De manera abrupta, llegó al inmueble Ramón Roldán, de 26. Se movilizaba en una motocicleta. 
Ingresó a la vivienda y comenzó a realizarle una escena de celos a Verónica, a quien la despertó y sacó de la cama donde estaba descansando junto a la hija que tenían en común, de 8 años. La insultó. Le propinó golpes. Le dijo que “la iba a matar”. Para luego tomar un cuchillo y comenzar a propinarle lesiones. 
La acuchilló en los brazos, porque Verónica intentó defenderse. La hirió mortalmente en el cuello, el abdomen, el rostro y la espalda. 
En total, Verónica presentaba 11 cuchilladas en distintas partes del cuerpo. 
Tratando de salvar su vida, la joven madre salió de su casa como estaba. Corrió desesperada, en dirección a la casa de su hermana, que también se estaba levantando. Fueron gritos ahogados y de último aliento, clamando por ayuda. A unos 70 metros de su vivienda, Verónica se desplomó. Ramón la siguió y se detuvo delante de ella, mientras agonizaba en la tierra. 
Luego, regresó a su vivienda y se marchó en una motocicleta. 
El día anterior, Ramón había estado con sus cuñados, a quienes les dijo que “amaba mucho a Verónica”. Pero los celos desmedidos del agresor terminaron encegueciéndolo hasta concretar el femicidio. 
Verónica murió sobre un charco de sangre, en medio de la calle. 
Ramón permaneció prófugo de la Justicia, refugiándose en el monte con la ayuda de su familia y de amigos. Un engaño, ideado por la Policía, lo sacó del escondite y fue detenido. 
Ramón se encuentra detenido e imputado por el delito de femicidio. Está procesado con prisión preventiva, esperando el juicio en su contra. Su hija, que hoy tiene 8 años, vive con sus abuelos maternos y recuerda día a día a su madre, mientras trata de llevar adelante una vida normal rodeada de sus afectos.

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Más noticias
Ultimas noticias