#Preocupación

| 14/01/2022

Misteriosas “apariciones” de misiles en insólitos lugares alertan a expertos

Los artefactos de gran poder explosivos fueron descubiertos en casas y costas.

Misteriosas “apariciones” de misiles en insólitos lugares alertan a expertos

Un niño se encontraba anteayer a la tarde cavando en el patio de su casa. En esa circunstancia, advirtió que había algo duro enterrado. Su curiosidad de infante lo llevó a cavar con más interés, hasta que descubrió gran parte del “hierro oxidado”, pero no pudo sacarlo. Llamó a su padre para que lo ayudara y el hombre comprobó que se trataba de un misil de 75 centímetros de diámetro. Estaba enterrado a pocos centímetros del suelo en el patio de su casa. Seguidamente, llamó a la Policía y se diagramó un operativo especial para trasladarlo a un descampado para desactivarlo y desarmarlo. El hecho sucedió en la ciudad bonaerense de La Plata, aunque no es el único caso que llamó la atención de la gente y el interés de la prensa, ante estos “misteriosos” hallazgos de material bélico de alto poder destructivo.
En los últimos años se descubrió este tipo de artefacto explosivo en lugares insólitos, poniendo en peligro la integridad física de inocentes y dejando sin respuestas una serie de preguntas, especialmente cómo llegaron a donde fueron encontrados, de dónde los sacaron o cómo los compraron y porqué los abandonaron.
El 4 de febrero de 2021, en Río Negro, un niño encontró un misil en las orillas del lago Guillelmo y lo llevó a su casa. Se trata de una munición militar perforante de tanques y los expertos comprobaron que tenía la carga explosiva. “Es un misil y estaba con la carga explosiva. Lo manipularon, jugaron con él, lo trasladaron en auto. Podría haber sido un desastre”, aseguró un experto en aquel momento.
El año pasado, un grupo de pescadores encontró un misil en la costa del río Paraná, a la altura de la ciudad de Bella Vista, Corrientes. Los expertos perimetraron la zona y constataron que se trataba de una munición de mortero de 81 milímetros.
El 16 de septiembre de 2021, el personal de la DDI de La Plata allanó la casa de un acusado de un robo a mano armada. En el procedimiento no solo detuvieron al sospechoso, sino también hallaron u misil de 75 mm, de uso militar. Se realizó un operativo para trasladar el artefacto explosivo.  
El 22 de septiembre de 2021, una cordobesa realizaba pozos para colocar plantas en la flamante casa que había adquirido. Sin embargo, tuvo que parar la actividad de jardinería al desenterrar un misil. Llamó a la Policía, que determinó que el mortero estaba intacto y había “serias posibilidades de que explotara”. 
El 26 de octubre de 2021, en Ensenada, Buenos Aires, trabajadores del Astillero Río Santiago descubrieron la presencia de un misil en un sector del predio que estaba siendo sometido a tareas de mantenimiento. La zona no se limpiaba desde hace diez años. Aún no se sabe cómo llegó hasta ahí.
El 31 de mayo de 2018, en Río Negro, un hombre encontró un misil de artillería en el galpón de una casa que había comprado hace muchos. Lo guardó en una caja, hasta que habló con un conocido, quien le aconsejó que informara a la Policía. El artefacto fue trasladado en una tolva que es utilizada para el transporte del explosivo y su posterior detonación. La Policía acordonó la zona a 500 metros del sitio del hallazgo, para prevenir incidentes con transeúntes y garantizar el trabajo de los especialistas en explosivos.
El 3 de septiembre de 2018, en Florencio Varela, Buenos Aires, se encontraban realizando la limpieza de un local que habían alquilado para instalar una pizzería, oportunidad en la que encontraron un artefacto explosivo. Era un cohete Albatros de 70mm MK2 modelo sr/87, utilizado por aviones Pucará y Helicópteros H1M1. Tuvo que ser desactivado por expertos.
El 28 de julio de 2013, hallaron un misil de 50 centímetros de alto, mientras se realizaban obras en cercanías de la avenida Antártida Argentina y Panamericana (Ruta 9), en Zárate, Buenos Aires. “Era un misil activo que habían dejado abandonado a cuatro o cinco metros de la vera de la ruta”, afirmó un jefe policial en aquella ocasión. Se lo trasportó a unos 25 metros del lugar donde se había hallado, se realizó una excavación y se enterró para hacerlo estallar.

Tres hipótesis de un policía santiagueño sobre la procedencia 

El descubrimiento del material bélico generó la pregunta ¿cómo salieron de los sitios militares donde debería haber estado? Una fuente de la Policía de Santiago del Estero, quien conoce del tema, planteó ante Nuevo Diario tres hipótesis sobre la procedencia de los misiles.
En este sentido, indicó que podrían haber sido extraídos de la Fábrica Militar de Río Tercero, Córdoba, antes de la explosión del 3 de noviembre de 1995. La segunda teoría es que personal militar podría haberse llevado a sus casas material bélico desde bases de la fuerza, que luego vendieron, regalaron o simplemente se deshicieron ellos o sus descendientes en cualquier lugar. Y la tercera hipótesis es que provienen del mercado negro de Paraguay, donde se puede adquirir artefactos y armas de fuego de alto poder explosivo. “Hay páginas en Internet de Paraguay que los ofrecen a la venta”, afirmó.

¿Qué te pareció esta noticia?


Me encanta 0%
Me enoja 0%
No me interesa 0%
Más noticias
Ultimas noticias