#Opinión

| 15/07/2021

La Felicidad: El mejor antídoto para el estrés

Las charlas motivacionales no son generalmente el mejor antídoto para el estrés porque son sólo un destello de emoción, los colaboradores no necesitan motivación, necesitan motivos para trabajar felices en sus empresas.

La Felicidad: El mejor antídoto para el estrés

Largas jornada de trabajo, alta carga laboral, diferencias entre compañeros y una mala relación con el jefe inmediato, son algunas de los aspectos que comúnmente son reconocidos como generadores de estrés laboral, dejando de lado aspectos tan importantes a tener en cuenta como: desconocimiento de la vida personal del colaborador, de su composición familiar, de sus expectativas con relación a la organización, de sus metas y sueños, de su deseo de desarrollo profesional, de sus temores y más.
Estas situaciones desencadenan problemas de salud para los colaboradores y también afectan la productividad y resultados de una organización. Entre los síntomas físicos que se pueden percibir se da fatiga, dolor muscular, migrañas, problemas gastrointestinales, entre otros.
Entre los síntomas psicológicos se destacan ansiedad, pesimismo, depresión, insomnio, dificultad para concentrarse o tomar decisiones, y no sólo ello se ve afectado, sino a nivel comportamental se evidencia en un aumento del ausentismo, baja creatividad e iniciativa, dificultades en las relaciones interpersonales, cambios de humor, mayor irritabilidad, aumento en la frustración, una baja tolerancia, desinterés y aislamiento.
Habiendo enumerado las anteriores consecuencias de una falta de gestión con relación a los problemas que puede desencadenar el estrés laboral, es evidente la importancia de una gestión apropiada y oportuna por parte de las organizaciones con relación a las personas que son el alma de las instituciones. Sobre todo, porque desde las neurociencias se ha demostrado que, en presencia del estrés, el cerebro se comprime y no permite que las personas puedan desarrollar todo su potencial profesional, afectando claramente el desempeño profesional.
Cuando se comienzan a evidenciar ciertos problemas y las empresas responden con soluciones a la ligera, sin antes abrir espacios de escucha ni hacer diagnósticos integrales para conocer a ciencia cierta qué es lo que necesita su gente, se pueden cometer muchos errores en la efectividad de los resultados esperados.
Es muy común oír que se contraten charlas o talleres motivacionales, que, aunque dejan una pequeña dosis de entusiasmo, no generan el impacto que se necesita para que se generan cambios a largo plazo debido a que no aseguran un cambio de hábitos ni mucho menos impactan en la felicidad del ser humano en la organización.
Dada la importancia de hacer un diagnóstico adecuado con relación a la felicidad de los colaboradores, actualmente en el mercado se ofrecen instrumentos que incluso, han sido validados científicamente, para garantizar su validez, alcance y objetividad que permita conocer a ciencia cierta las necesidades actuales de los colaboradores y trazar el mejor plan de acción que se ajuste a los requerimientos específicos de esa población.
Cuando ya se tienen todos los resultados gracias a un instrumento completo, el camino es claro y abre una gran cantidad de posibilidades para empezar a trabajar de manera integral en un plan de acción enfocado en la felicidad de las personas.
Con absoluta seguridad, en la manera que las personas perciban que la empresa se interesa por ellos de manera genuina, las emociones positivas serán parte del día a día, las personas empezarán a florecer en sus ámbitos personal y profesional, mejorará su actitud y por lo tanto, sus relaciones interpersonales tanto con su familia como con sus compañeros de trabajo, se generará mayor camaradería, el agradecimiento impulsará a dar una milla extra, a ser más proactivos, disruptivos y, en últimas, a que den una atención adecuada y que incluso superen las expectativas de los clientes, al brindar un servicio extraordinario de talla mundial.
En conclusión, trabajar en felicidad es el mejor antídoto para el estrés porque previene la aparición de situaciones y de síntomas que afectan en gran medida a los diferentes actores involucrados en el ámbito empresarial.

 

Más noticias
Ultimas noticias