#BºSantaRosaDeLima

| 12/04/2021

Tras agonizar una semana, falleció Micaela Catán por un paro cardíaco

“Mica” tenía comprometida las vías respiratorias por las quemaduras sufridas en un confuso episodio que se investiga.

Tras agonizar una semana, falleció Micaela Catán por un paro cardíaco

Sofía Micaela Catán amaba a sus sobrinos, a quienes “malcriaba”. Era una persona alegre y siempre trataba de estar bien y disfrutar de su familia. Murió y con ella se llevó el “secreto” de lo que sucedió la fatídica madrugada en la que sufrió quemaduras gravísimas que pusieron en “jaque” su vida.
“Mica” estaba en pareja desde hacía once años con Patricio Orellana. Vivía en la calle José Santillán, del barrio Santa Rosa de Lima en la Capital. Le gustaba jugar al fútbol y solía reunirse con sus amigas y familiares para disfrutar de charlas y risas.
Cerca de las dos de la madrugada del domingo 4 del corriente mes, Marina Catán –hermana de Micaela- estaba descansando en su hogar y fue despertada por un llamado desaforado a su puerta. Era Orellana, quien le dijo: “Tu hermana se quemó”. Desesperada, Marina y sus hermanos salieron a ver qué había pasado. Encontraron a Micaela casi inconsciente, con quemaduras graves en el rostro, el pecho y los brazos.
Esa sería la última imagen que sus familiares recordarán de “Mica”. La víctima fue trasladada al hospital Regional Dr. Ramón Carrillo en grave estado. Los galenos indicaron que presentaba quemaduras de primer y segundo grado en el 40 por ciento del cuerpo. Su cuadro era crítico, porque tenía comprometidas las vías respiratorias.
En medio de la incertidumbre de saber qué pasó con “Mica”, sus familiares y amigos la visitaban en el hospital. Tenían la esperanza de que presentara alguna mejoría. Pero con el paso de los días, el cuadro de salud de la joven iba empeorando cada día.
En la tarde del sábado, los médicos les informaron a los familiares de Micaela que “el estado de salud era crítico y que se había complicado en las últimas horas”. De ese modo, las esperanzas se iban agotando, mientras sus allegados pedían que “se haga justicia y saber qué había pasado”.
La trágica noticia que golpeó fuertemente a la familia Catán llegó cerca de las 12 de ayer. “Micaela sufrió dos paros cardiorrespiratorios y, lamentablemente, falleció”, fueron las palabras que pronunciaron los médicos a las hermanas de la víctima. De inmediato, el llanto estalló en la sala del hospital Regional.
El cuerpo de la joven trans fue trasladado a la morgue judicial del hospital Independencia a solicitud de la fiscal de Capital, Dra. Celia Inés Mussi, donde se le practicará la autopsia correspondiente, con el fin de establecer fehacientemente los pormenores de su deceso, mientras continúan las averiguaciones del hecho.

“Jamás vamos a olvidar a mi hermana” 

Con la voz quebrada y con lágrimas en los ojos, las hermanas de Micaela Catán pidieron que “la pareja de la joven sea detenida y que se haga justicia por su muerte”.
En diálogo con Nuevo Diario, Soledad reveló: “Jamás vamos a olvidar a mi hermana. Queremos saber qué pasó con ella y que se haga justicia por su muerte. Pedimos que él -por Patricio Orellana- sea detenido y que se esclarezca todo esto”.
“Mi hermana era una persona muy alegre que vivía riendo y jugando con mis hijos y mis otros sobrinos. Ella los malcriaba siempre y los cuidaba. Han quedado muchos recuerdos hermosos de ella en nosotros”, manifestó la joven.
Los restos de Micaela serán sepultados en la jornada de hoy en el cementerio de La Piedad.

“Con mucha tristeza, lamentamos el fallecimiento de nuestra compañera” 

Mientras la Justicia avanza en las investigaciones sobre el confuso episodio, donde sufrió quemaduras Micaela Catán y que luego le costó la vida, desde la ONG Divas Santiago del Estero se refirieron a la irreparable pérdida.
A través de un comunicado oficial que fue publicado en las redes sociales, los miembros de la ONG donde militaba activamente Micaela, expresaron: “‘Mica’, como le decíamos, tenía sueños, esperanza y ganas de mejorar su calidad de vida. A través del programa Potenciar Trabajo había retomado sus estudios primarios, le encantaba jugar al fútbol, había construido con mucho sacrificio su casita.
‘Mica’ estaba presente en cada taller, en cada actividad que realizaban las organizaciones, siempre sonriente y bromeando con las compañeras. Era la preguntona de los grupos de WhatsApp. Pero, hace una semana fue víctima del Transodio patriarcal. Hace una semana que peleaba por su vida.
Hoy, a sus 27 años, Micaela no pudo resistir las quemaduras en su cuerpo. Ni siquiera pudo alcanzar el promedio de vida de 35 a 40 años que tiene la población trans.
Hoy estamos de luto. Este doloroso hecho nos recuerda el caso Wanda Taddei. Es por ello que exigimos una justicia con perspectiva de género.
Desde Divas y Attta Santiago del Estero acompañamos con mucho dolor a sus familiares, amigues y compañeres. Justicia para Micaela”. (sic).

Más noticias
Ultimas noticias