#YaBasta!

| 12/03/2019

Internaron en el Diego Alcorta a una joven víctima de violencia de género

Las golpizas, las amenazas y el miedo a morir provocaron que sufriera un brote psicótico. Se golpea la cabeza contra la pared.

Internaron en el Diego Alcorta a una joven víctima de violencia de género

La vida de M. T. dio un giro inesperado y rotundo en menos de tres meses. Su mundo colapsó luego de que su expareja, Marcos Gómez, casi la asesinara a golpes. Hoy, pelea por su vida en el hospital neuropsiquiátrico Diego Alcorta.
La madrugada del 1 de enero del corriente año, la estudiante del Profesorado de Lengua y Literatura estaba junto a su abuela en Colonia Dora —departamento Avellaneda— cuando recibió un mensaje de texto de su exnovio. El muchacho le pedía hablar para entregarle un dinero que le había prestado y poner fin a la relación que los unió durante varios meses, en “buenos términos”. La joven, quien reside con sus padres, Verónica y Horacio, y sus hermanos en el barrio Belén de la ciudad Capital, aceptó.
Apenas llegó a Añatuya —departamento General Taboada— inició su calvario. Gómez le propinó una brutal paliza. La joven huyó ensangrentada de “una muerte segura”. Una vecina la auxilió. El agresor estuvo detenido aproximadamente un mes. Sufrió lesiones graves en la cabeza y la columna vertebral.
Con el paso del tiempo, mientras era asistida por un psicólogo, su vida comenzó a tomar un nuevo rumbo. Tenía proyectos de retomar sus estudios y daba clases particulares a niños. Pero el viernes último “su cabeza colapsó”. Sufrió una crisis de nervios y apareció desnuda en la calle. Fue socorrida por la Policía y sus familiares, quienes la trasladaron a su casa.
El brote psicótico golpeó rotundamente a la jovencita el viernes último. Estaba en su casa, cuando se desnudó y comenzó a golpearse la cabeza contra la pared. “Pedía perdón por cosas malas que había hecho y se golpeaba”, contaron sus padres. La Policía intervino. La esposaron y, por disposición judicial, la internaron en el Diego Alcorta. Temía por su vida por las constantes amenazas que sufría de parte de su exnovio.
Angustia, crisis nerviosas, miedo, dolor y golpes constantes fueron lo que llevaron a la joven a terminar internada en un centro especializado.

“Jamás imaginamos ver a nuestra hija atada a una camilla y gritando”

“Hay una imagen que nunca se me va a ir de la cabeza. Fue terrible para nosotros ver a nuestra hija completamente ‘sacada’, gritando y siendo llevada al hospital. Fue muy fuerte verla atada a una camilla y gritando”, contó entre lágrimas Horacio Taborda.
En su desesperado pedido de justicia por el ataque que sufrió en manos de su expareja, tanto Horacio como su esposa recurrieron los pasillos de Tribunales buscando una respuesta. “Es injusto que nuestra hija esté internada en este hospital y él —por el agresor— anda de boliche en boliche como si nada. Hoy nos enteramos de cosas que realmente son muy dolorosas para nosotros. Nuestra hija nos contó que ‘la golpeaba y la obligaba a salir a la calle para realizar trabajos sexuales’”, remarcó Verónica González, su madre . Además, los padres de la joven indicaron: “Todo esto no puede quedar así. Le pedimos a la Justicia que no quede impune. No queremos perder a nuestra hija”.

Más noticias
Ultimas noticias