Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Especiales #Salud

Qué es y cómo se trata el Desgarro Muscular

Pueden ser de primer, segundo o tercer grado, y esa valoración depende de los síntomas del paciente. Mirá.

En el mundo de las lesiones se pueden encontrar diversas y de todo tipo según el lugar del cuerpo que afecte, y una de las más perjudiciales y molestas es el desgarro muscular, la cual si no se cura de forma debida puede complicar aún más la situación y provocar que una persona no pueda realizar una actividad física como se debe.

 

El desgarro muscular es la rotura de fibras del músculo que provoca un dolor muy intenso que obliga a la persona que la padece a suspender la actividad que realiza, ya que al contraer el músculo se pone en tensión el área lesionada. Lo cierto, es que cuando se produce una rotura de fibras o rotura fibrilar, siempre viene precedida de un dolor agudo concreto y localizable.

 

¿Por qué se producen los desgarros?En tanto, el desgarro muscular (que son más frecuentes en las piernas o espalda) puede producirse por tres situaciones: 1) De una manera directa, como consecuencia de una contusión o golpe, evidentemente, un golpe directo a un músculo provoca el rompimiento de sus fibras, pudiendo catalogarlo como desgarro muscular, 2) una segunda forma directa, en la que el músculo es estirado más allá de la capacidad que tiene el mismo naturalmente para estirarse y 3) de una manera indirecta, como consecuencia de una elongación brusca del músculo generalmente producida por una contracción rápida y fuerte del mismo. Esta es la forma más común en la que suele producirse el desgarro muscular o rotura de fibras musculares.

 

Una “dolorosa” clasificaciónPor otra parte, existen tres tipos de desgarro muscular: de primer, segundo o tercer grado. Dicha valoración depende, a su vez, de los síntomas del paciente, ya que no todos los músculos tienen las mismas dimensiones.

 

La rotura fibrilar de primer grado se da cuando algunas fibras musculares pueden haberse estirado más de la cuenta o incluso roto.  La rotura fibrilar de segundo grado es la más típica, la contracción que activa el músculo es muy dolorosa ya que ha tenido una mayor rotura de fibras musculares.

 

 

Leé también: Empanadas árabes de queso: receta sencilla y económica para un plato distinto

Por último, la rotura fibrilar de tercer grado, sucede cuando todos o casi todos los tejidos musculares se han separado o roto. En cuanto a los desgarros musculares, dependen, en función del grado de la lesión, ya que en cuanto a los desgarros de grado 1, los síntomas más comunes son la sensibilidad en la zona y dolor muscular.

 

Síntomas a tener en cuentaEn tanto, los síntomas de un desgarro muscular de grado 2 se manifiestan en forma de dolor muscular considerable acompañado de inflamación en la zona de la lesión y rigidez muscular. 

 

Por último, en cuanto a los desgarros musculares de grado 3, el paciente suele manifestar un dolor agudo, acompañado de inflamación. En algunos casos, pueden aparecer protuberancias en la zona afectada.

 

 

En algunos casos, los desgarros musculares son inevitables y hasta se pueden decir que una persona no se da cuenta de que puede sufrir alguno, ya que se trata de algo que puede surgir de forma repentina. Sin embargo, existen pautas que pueden evitar su aparición, como en primer lugar, realizar un breve calentamiento, antes y después, de la práctica deportiva.

 

Hay que resaltar que es recomendable seguir una alimentación equilibrada, que ayudará a mantener un peso corporal correcto, lo que evitará lesiones. Además, es importante realizar deporte de forma constante y evitar los excesos, para evitar una fatiga excesiva del músculo la cual puede terminar indefectiblemente en una lesión.

 

Desgarro: tratando la lesiónEn los desgarros musculares, es recomendable realizar una rehabilitación que fomente el fortalecimiento y flexibilidad de los músculos afectados. Además, se recomienda el empleo de vendajes neuromusculares, que se realizan mediante la colocación de cintas de algodón con adhesivo acrílico.

 

El paciente deberá seguir una tabla de ejercicios adecuados a su lesión, que permitirán recuperar la forma para poder realizar, de nuevo, deporte. Es importante acudir a un especialista ante la aparición de dolor o molestias, para aplicar el tratamiento adecuado y evitar que la lesión causada por el desgarro muscular empeore y tenga consecuencias directas en la calidad de vida del paciente.

Salud
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso