Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
El País

La UBA se declaró en “estado de extrema preocupación” por falta de fondos y pidió una actualización del presupuesto

La Universidad de Buenos Aires reclamó la renovación de partidas, tras la prórroga del Presupuesto 2023. El Consejo Superior aseguró que los gastos de la casa de estudios se incrementaron en un 200% en el último año.

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires se declaró este martes en "estado de extrema preocupación" por falta de fondos, después de que el Gobierno dispusiera la prórroga del Presupuesto 2023 para este año a través de un decreto que firmaron Javier Milei y Luis Caputo.

El Consejo Superior de la UBA manifestó el "estado de extrema preocupación de la comunidad universitaria" y le pidió al rector Ricardo Gelpi que gestione ante el Gobierno la actualización de los fondos destinados a los gastos de funcionamiento de la universidad, conjuntamente con la actualización de las partidas vinculadas a Salud, paritarias docentes e investigación.

La medida llega debido a que la entidad está funcionando actualmente con el presupuesto del 2023. Según sus autoridades, los gastos de funcionamiento sufrieron un incremento "muy por encima del 200% el último año y un 50% acumulado para el bimestre diciembre - enero; sin perjuicio de aquellos gastos vinculados a la función salud que registran incrementos muy por encima de los valores mencionados, llegando en algunos casos a crecimiento interanual del 1000%".

El comunicado hace un especial énfasis en el reclamo de paritarias para la actualización de salarios del personal docente y no docente, a fin de recomponer su poder adquisitivo "en virtud de la inflación registrada". Se espera que el rector de la universidad realice una presentación al respecto ante el ministerio de Capital Humano.

Durante la sesión en la que se aprobó esta comunicación, se expresó Ana Arias, la decana de la Facultad de Ciencias Sociales, que afirmó: "Hablamos de la viabilidad de nuestras instituciones. Las y los cientistas sociales sabemos que los efectos de estas políticas tan críticas rompen lazos y recomponer lazos sociales e institucionales lleva mucho tiempo".

Ya la semana pasada esa facultad se había anticipado a la posición que tomó este martes la UBA. Entonces, Sociales había invitado "a todes a sumarse a las acciones que se emprendan desde los diferentes actores que conforman nuestra comunidad", y había enfatizado: "La educación pública no es un gasto, es un derecho".

La prórroga del presupuesto 2023 se dispuso el 26 de diciembre pasado mediante el decreto 88/2023, firmado por Javier Milei, Nicolás Posse y Luis Caputo.

En Sociales remarcaron que su presupuesto durante 2023 fue de 238 millones de pesos. Esos fondos se utilizaron, entre otras cosas, para la limpieza de los edificios, mantenimiento de ascensores, compra de pupitres y el pago de la ART, indicaron desde esa facultad.

De acuerdo la proyección de inflación interanual del 250%, necesitarían "al menos 645 millones de pesos" para funcionar durante este año.

El comunicado cerraba exigiendo al Gobierno nacional revisar las decisiones presupuestarias y reiteraban que "la Universidad Pública no es un gasto".

Por su parte, el Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras convocó a un "cacerolazo educativo" para el miércoles a las 20, en Acoyte y Rivadavia, centro de Caballito. Adhieren los sindicatos docentes Ademys y AGD-Filo, además de los centros de estudiantes de Audiovisuales UNA, del Profesorado Joaquín V. González, del Conservatorio Manuel de Falla, de la Escuela de Arte Dramático, del ENERC y del ISER.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso