Desafíos claves para el futuro del comercio electrónico en Argentina
#PlataformasDigitales

Desafíos claves para el futuro del comercio electrónico en Argentina

La pandemia impuso lo digital de manera profunda
21/11/2020

Damián Di Pace, Analista económico.- ¿Podrías decir que estás vendiendo un bien o servicio si no tenés al menos algo subido a una plataforma digital? El escritor norteamericano Joseph Krutch expresaba: “La tecnología hizo posible las grandes poblaciones; ahora las grandes poblaciones hacen que la tecnología sea indispensable”. Pero lo decía en un momento donde las grandes ciudades vivían en entorno donde el desplazamiento urbano era uno de los factores claves de producción en la economía.
Nos pasó por encima una pandemia y aquello que era físico en términos de transacciones en la economía se transformó en digital de shock. Antes era una opción más y la cuarentena estricta nos cruzó con el comercio electrónico como única vía para adquirir ciertos bienes y servicios. Según el último informe de Mercado Ads, la plataforma publicitaria de Mercado Libre, este año en Argentina se sumaron más de 2 millones de nuevos compradores en la plataforma. Hoy los usuarios están más conectados, con un aumento en el tiempo de navegación del 17%; más interesados, porque la cantidad de búsquedas aumentó 39%; y más decididos, con un incremento en las órdenes de compra del 29%.
No es tiempo solo de repensar lo que hacemos y cómo lo hacemos, sino de repensar lo que hicimos, por qué lo hicimos y si lo seguiremos haciendo. La sociedad física y digital está conectada por un agente económico insustituible que somos los seres humanos.
De acuerdo a Juan Lavista Advertising Marketing & Insights Director “El 2020 está siendo un punto de inflexión para el e-commerce. Este año observamos un incremento de nuevos usuarios y nuevas empresas que eligen vender por Internet. A través de un estudio riguroso, analizamos cómo se comportan los argentinos para conocer cuáles son sus preferencias y cómo las marcas y vendedores pueden satisfacer dicha demanda para tomar mejores decisiones de negocios”. Me pregunto de forma casi inocente: ¿nuestro activo empresario más importante hoy es lo vendemos o la capacidad de procesar datos sobre lo que vendemos para hacerlo mejor?
Vendo un bien, cobro en caja, repongo stock, incorporó almacenamiento, exhibo en vidriera. Casi un proceso automático del comercio físico tradicional. ¿Será eficiente este proceso en el presente? La decisión en tiempo real implica todos esos pasos al mismo tiempo y en el mismo instante en forma de lectura transaccional digital en línea para la mejor toma de decisiones. El físico y futurólogo estadounidense Michio Kaku expresa: “Cuando se produce un conflicto entre la tecnología moderna y los deseos de nuestros primitivos antepasados, los deseos primitivos siempre ganan. Este es el Principio del Hombre de las Cavernas”. Es un poco lo que nos sucede en tiempos de cambios. Los hábitos y necesidades primitivas son una barrera de entrada autoimpuesta por una cultura de procesamiento interno que se resiste a la adaptación hasta que el más apto lo logra y mueve al resto como un eje de cuerdas en forma sincrónica.
La distancia entre el negocio tradicional y la tecnología digital cada vez es más pequeña, pero hay que reducirla al máximo por que nuestro competidor ya ingresó en la lógica de este gimnasio de la comercialización.
El futuro de la comercialización estará asignado al proceso de compra y a la asignación inteligente de pequeños espacios de organización de pedidos por que el almacenamiento será solo parte de aquello que se vende no de aquello que stockeamos por si quizás se vende.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario