Muerte en Teherán genera muchas preguntas y silencios
#Opinión

Muerte en Teherán genera muchas preguntas y silencios

La ejecución de uno de los líderes de Al-Qaeda en Teherán, la Capital de Irán, nos hace preguntar cuál es la trama oculta de las relaciones de poder que unen a todos los involucrados en esta tela de araña.

Analista internacional, Reside en Brasil - Escribe la columna La Mirada de Radamantis sobre política internacional.

(+ Info)
19/11/2020

Las noches de verano en Teherán son especiales, la vida fluye por las calles de una ciudad donde la gente trata de olvidar penurias económicas y el transito se ve siempre invadido, como en todas las grandes ciudades, por esas molestas motos que zigzaguean por todos lados haciendo insultar a los automovilistas. Pero la del 7 de Agosto de 2020 fue especial para la capital de la Republica Islámica de Irán: cerca de las 21:00 horas una moto con dos pasajeros pasaba delante de un Renault L90 gris perteneciente al Ministerio de Defensa, los tripulantes de la moto luego de saludar y sonreír al conductor del vehículo que se dirigía a su casa en el exclusivo barrio de Pasdaran, reservado a los diplomáticos, a los amigos del régimen y a los grandes empresarios; extraían de sus ropas una pistola y le efectuaban 5 disparos, 4 de los cuales impactaban en el misterioso conductor y su acompañante femenina.

Nadie duda del poder, la voluntad y los medios de los Servicios de Seguridad Exteriores del Estado de Israel, mejor conocidos como Mossad, que los han convertido en una de las más efectivas agencias del mundo. Este compromiso con su causa quedo comprobado una vez más cuando desde Afganistán, el 31 de Octubre, el periódico Shamshad News tomaba la noticia de las redes privadas del grupo terrorista Al-Qaeda que anunciaban la muerte en un ataque realizado en Teherán, de uno de sus líderes conocido por el nombre de guerra “Abu Muhammad al-Masri” de 58 años, y de la esposa del fallecido Hamza Bin Laden (el hijo de Osama Bin Laden). 

El New York Times repetía la noticia el 13 de Noviembre luego de confirmarla con sus fuentes de la CIA quienes decían que el operativo fue llevado adelante por Israel. Al-Masri era buscado por Estados Unidos en relación a los ataques cometidos contra sus embajadas en Tanzania y Kenia el 7 de Agosto de 1998 que dejaron un saldo de 228 muertos, entre otros atentados en favor de Al-Qaeda que incluyeron el lanzamiento de misiles contra un avión de pasajeros de Israel, frustrado por la pericia del piloto que eludió los mismos. Además, era buscado por haber organizado células terroristas en Sudan y Somalia.

Mientras que Hezbollah anunció en cambio, que habían matado uno de sus hombres al que reconocían como un profesor de Historia del Líbano llamado Habib Daoub y a su hija. Este nombre, inexistente, resultó ser un alias dado al Al-Masri por esta organización para favorecer sus desplazamientos sin ser detectado. Esto fue demostrado por una investigación realizada por el periódico Saudí “Al-Arabia”.

Esto nos hace preguntar que hacía un miembro de Al-Qaeda en Irán, cuáles eran sus relaciones con la Republica Islámica y cómo llegaron a descubrirlo. 

Debemos decir que es muy posible que debido al proceso de paz que vive el medio oriente y como parte del pacto de Sudan con Estados Unidos para ser delistado como país promotor del terrorismo, éste haya tenido que entregar información sensible sobre las operaciones de Hezbollah, Irán y de Al-Qaeda que se desarrollaron en su territorio hasta el golpe de estado militar pro-occidental del 2019 que estableció un gobierno laico en este país, otrora un centro de operaciones terroristas islámicas internacionales. Sudan era considerado por los países occidentales como una especie de “aguantadero gigante” donde todos los grupos terroristas eran bienvenidos siempre que no realizarán ataques dentro de su territorio.

Otra de las suposiciones del ataque es que el mismo se realizó para asegurar los acuerdos de paz que están llevando adelante en Afganistán, Estados Unidos con los Talibanes quienes también combaten a Al-Qaeda por el control de país y que terminarían una guerra de más de 20 años.

También vemos por la precisión de las acciones de Israel en Irán, la profundidad de los nexos y actividades de inteligencia que tiene con actores y opositores locales en las diversas áreas dentro del estado, los aparatos de inteligencia y militares. 

Pero también nos dice que en cierta medida Irán colabora desde hace tiempo en la protección de elementos de Al-Qaeda que son buscados por terrorismo internacional. Esto, a pesar de combatirlos en Siria proporcionándoles documentos, pasaportes, casas y vehículos estatales de protección. Como lo denunciaron algunos ex-miembros de la CIA que han querido encontrar un nexo con la protección que Irán habría dado a Bin Laden durante varios años, como se desprende de la computadora encontrada en el operativo que lo mató; donde entre otros archivos se encuentran videos filmados en Irán de la boda de su hijo.

O como lo describe un reporte del Comando Central del Ejercito de U.S.A. publicado el 5 de Noviembre de este año y al que tuvimos acceso, que detalla entrenamiento militar y contrabando de armas y misiles iraníes entre otros ítems destinados a los combatientes de Al-Qaeda en Afganistán durante un periodo que se extiende por más de 13 años ya.

Ahora bien, la muerte de Al-Masri si bien debilita considerablemente al grupo, no es el fin de Al-Qaeda. Ya que seguramente producirá un efecto de descentralización en sus órganos políticos y ha designado ya como comandante del grupo a Sayf al-Adel quien también se encontraría bajo protección en Irán.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos