La dualidad
Todo esto te va a permitir ayudar a las personas no solo a través del trabajo, sino también en sus vidas.
#EquiposDeTrabajo

La dualidad

La dualidad primera que debes considerar es que dentro de tus equipos hay personas que te merecen y otras que te necesitan.

Consultor de Pymes, especializado en Alta Dirección. Profesor e Investigador universitario 

(+ Info)
28/09/2020

Sentado a una mesa conversando con un cliente café de por medio, mientras dialogábamos sobre los temas de nuestro trabajo, me planteó:
— La gente me lleva mucho tiempo y no logro terminar mis cosas (haciendo referencia a que tenía que mostrarme el avance de algunas consignas en nuestro programa de trabajo).
— ¿Qué crees vos que puede ser?, le pregunté.
Entonces él comenzó a mirar hacia arriba y llevando su mano al mentón en gesto de pensamiento me dice: “Pasa que las personas necesitan que yo esté con ellas”.
A lo que le respondí: ¿Necesitan que estés con ellas o merecen que estés con ellas?
Seguidamente, le expliqué el porqué de mi pregunta. Los orientales tienen una expresión para mostrar la dualidad: el Yin y el Yang. Por su cara, quedó desorientado como diciendo “y esto… ¿qué tiene que ver con lo que te estoy preguntando?”.
Yo continué: el Yin y Yang son dos conceptos del taoísmo que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Describen dos fuerzas fundamentales, opuestas y a la vez complementarias, que se encuentran en todas las cosas. Me seguía mirando desconcertado; pero esta vez en extremo.
“Todo aquel que trabaje con personas tiene que manejar la dualidad”, le dije en un tono firme y mirándolo fijamente.
La dualidad primera que debes considerar es que dentro de tus equipos hay personas que te merecen y otras que te necesitan.
Este merecer y necesitar depende de la posición en la que realices el análisis. En tus grupos habrá personas que merezcan tus consideraciones para con ellas y otras que las necesiten. ¿De qué depende esto? Del grado de involucramiento y compromiso que manifiesten las personas para con vos y tu visión.
Me atrevo a decirte que (y dime si puedo estar equivocado), las personas más comprometidas con el equipo son las que menos te necesitan. Quienes más te necesitan y exigen tu tiempo son los tibios, los que se desenvuelven a medias….
— ¡Adivinaste! ¿Cómo sabes eso? Es tal cual, me aseguró.
Esto tiene una simple explicación: un error muy común es pensar que como “los otros funcionan solos”, no te necesitan. Entonces decides dedicarles tiempo a los que más te necesitan (que son los menos comprometidos) para “volverlos uno de los otros”. Y en esto tienes razón: los que no te necesitan (los más comprometidos, trabajadores, responsables, etc.) son quienes más te merecen. Y quienes menos te merecen (los que siempre esperan la ocasión para hacer menos o lo justo y necesario) son los que más te necesitan.
No confundas necesidad con merecimiento.
¿Sabes qué pasará a la larga? Todo lo contrario a lo que vos piensas. Si les dedicas tu tiempo personal a quienes “más te necesitan”, entonces los comprometidos, que son quienes en verdad “merecen de tu atención”, al ver que les dispensas tu tiempo a los menos que tienen menos compromiso, cambiarán su accionar. Se cansarán y con el tiempo su nivel de compromiso y actividad bajará.
Por lo que te sugiero lo siguiente: dedica la mayor parte de su tiempo como líder a quienes lo merezcan de manera directa, y la menor parte dedícale tu tiempo de grupo a los que lo necesitan. Con suerte se corregirán solos; sino déjalos pasar.
Tener conciencia de la dualidad y comprender que existirán algunas ocasiones donde lo inevitable puede acontecer es algo que te dará libertad para manejarte como te “mereces”.
Existen algunas dualidades que no puedes manejar: día/noche, invierno/verano… pero sí puedes manejar cómo accionar frente a ellas. Sin embargo hay algunas dualidades que puedes manejar: trabajo/descanso, salud/enfermedad, amor/odio, contento/descontento, satisfacción/insatisfacción, logro/fracaso, y así sucesivamente… Pero sabes ¿qué es lo más interesante? Todas las dualidades se manejan de la misma forma que te comenté sobre necesitar y merecer…
Luego de su asombro por mi respuesta, como si hubiera acertado justo en el punto de su reflexión, le terminé diciendo: te sugiero como líder de este tiempo que no vivas una vida superficial. Manejar la dualidad te permitirá siempre refinar tus pensamientos, ideas, habilidades técnicas y métodos, así como el mejoramiento de vos mismo, tu crecimiento mental, físico, emocional, espiritual, intelectual, conductual, etc.
Todo esto te va a permitir ayudar a las personas no solo a través del trabajo, sino también en sus vidas.
Y lo dejé pensando en todo lo que hablamos….

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    4 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos