Raúl Ernesto Lettari, un jugador que deleitó con su entrega y calidad
#Entrevista

Raúl Ernesto Lettari, un jugador que deleitó con su entrega y calidad

El “Muñeco” surgió en Sarmiento, donde jugó 15 años, también tuvo un paso exitoso por Central Córdoba y se retiró en Vélez de San Ramón. El repaso de su gran carrera.
14/07/2020

Surgió en Sarmiento de La Banda, fue ídolo del “profe” y luego arribó a Central Córdoba, el club de sus amores, donde también se convirtió en un gran referente en los 90 y principios de 2000. Un jugador diferente, asistidor, que tenía mucha entrega y calidad en la mitad de la cancha. Por ello, se ganó el cariño de los hinchas de los equipos que defendió, como también de los rivales.


Raúl Ernesto Lettari, nacido el 20 de noviembre de 1968, fue otro crack de nuestro fútbol y repasó su carrera futbolística en un mano a mano imperdible con Nuevo Diario.


El “Muñeco”, se retiró en 2007, jugando en Vélez Sarsfield de San Ramón y actualmente es empleado Municipal en La Banda (además de haber trabajado como ayudante de campo de Carlos Acuña en varios equipos).


—¿Dónde fueron tus inicios en el fútbol?
—Me inicié en Sarmiento, donde debuté a los 15 años contra Central Córdoba. Fue en 1984.


—¿Por cuántos clubes pasaste?
—Pasé por tres clubes durante mi etapa como jugador: Sarmiento, Central Córdoba y terminé mi  carrera en Vélez de San Ramón.


—¿Qué es lo que más extraña de tu etapa como futbolista?
—Se extraña mucho el vestuario donde se compartían grandes momentos con los compañeros, los entrenamientos de la semana y el aliento de la hinchada.


—¿En donde pasaste tus mejores momentos?
—En realidad mi carrera se debió a Sarmiento, club donde jugué 15 años y soy un agradecido. Eso me permitió después recalar en Central Córdoba. Mis años en el “profe” fueron inolvidables. 


—¿Tu etapa en Central Córdoba también fue importante?
—Por supuesto, mi etapa en Central fue muy importante. Estaba en un nivel alto cuando me fui a ese club y la hinchada siempre me demostraba mucho afecto. Me emocionaba cuando coreaban mi nombre. Fue algo único. Me tocó ascender en ese gran club al Argentino A, donde también me bautizaron con mi apodo ”Muñeco”.


—¿Cuál es la anécdota más linda que te dejó el fútbol?
—Lo más lindo fue ganar campeonatos con Sarmiento y ascender dos veces con Central Córdoba. Con el “ferro” ascendimos al Argentino A en 1998 y a la primera local en 2001.


—Sos uno de los pocos que a los que le tocó descender a la B local y ascender con ambos equipos...
—Sí, la verdad es que sufrí descensos con ambos (el “profe” descendió a la Primera B en 1987 y el equipo del “Oeste” en 2000), pero también  me tocó estar en los ascensos y devolver a esos clubes a primera división de la Liga Santiagueña.


—Si tienes que elegir al mejor entrenador que tuviste, ¿quién sería?
—De todos los técnicos aprendí algo pero los que más me marcaron fueron José Humberto “Capo” Noriega y Alcides Merlo. 


—¿Tu mejor compañero?
—Por suerte tuve muy buenos compañeros, pero si tengo que elegir, me quedo con tres: Roberto Bracamonte, “Alberto “Pico” Albarracín y Carlos “Tato” Acuña.  Otro amigo del fútbol es “Colo” Micol.


—¿Cuál fue tu mejor partido?
—Tuve muchos partidos buenos, pero el que jugamos contra Juventud Antoniana en una final con Central Córdoba fue de lo mejor y siempre lo recuerdo por el nivel que tuve en aquella ocasión.  


—¿El jugador que más te impresionó por su calidad?
—El jugador que más me impresionó fue Roger “Titiriti” Ruiz, un crack y un jugador diferente. 


—¿No te animaste a ser entrenador?
—La verdad que no. En realidad, no hice el curso para entrenador, pero fui ayudante de campo de “Tato” Acuña en varios clubes (Sarmiento, Comercio, Unión Santiago) y nos fue bastante bien. Uno aprende siempre.


—¿Cómo está compuesta tu familia?
—Por mis padres y mis dos hijos: Mariela y Raúl y mis cinco nietos.


—Justamente, tu hijo Raúl siguió tus mismos pasos como futbolista, ¿qué te genera ello?
—Es muy lindo y un orgullo que siga mis pasos. Ahora verlo a él adentro de las canchas me llena de emoción. Juega muy bien y es completo.


—¿A qué te dedicas actualmente?
—En la actualidad soy empleado en la Municipalidad de La Banda.


—¿Alguna deuda pendiente le dejó su carrera?
—Anduve bien a donde jugué y tengo los mejores recuerdos, pero me hubiese gustado jugar a la par de mi hijo ya que él debutó muy chico también. Me hubiera encantado y eso fue algo que me quedó pendiente.


—¿Raúl Lettari, es...?
—Soy una persona normal, humilde y sencilla.

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    3 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario