Quiénes fueron los representantes de Santiago del Estero en el Congreso de Tucumán
#DíaDeLaIndependencia

Quiénes fueron los representantes de Santiago del Estero en el Congreso de Tucumán

Se tratan de dos sacerdotes, Pedro León Díaz Gallo y Francisco de Uriarte. Aquí sus historias.
09/07/2020

Santiago del Estero, como parte de las Provincias Unidas en Sudamérica, estuvo presente en el Congreso de Tucumán, en aquella fecha histórica del 9 de julio de 1816, en donde se consiguió, finalmente, la independencia de la República Argentina del dominio de la Monarquía española, tras la histórica pregunta de Narciso Laprida: “¿Queréis que las Provincias de la Unión sean una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli?”, a lo que todos los presentes respondieron “¡Sí, queremos!”.

Sus representantes fueron dos sacerdotes, nada atípico para la época, en donde el 40% de los firmantes eran clérigos. Se tratan de Pedro León Díaz Gallo y Pedro Francisco de Uriarte.

Pedro León Díaz Gallo

Díaz Gallo fue el más joven de los dos. Nació en 1782 y falleció en 1852, en Tucumán. Su padre, Vicente Díaz Gallo, fue el fundador del apellido en Santiago del Estero. Su madre era Sabina López de Velasco.

Como muchos jovencitos, a muy temprana edad, en 1799 ingresó al Colegio de Monserrat, en Córdoba, donde fue ordenado presbítero y en la Universidad San Carlos obtuvo el título de maestro en artes.

Tras esto, regresó a Santiago y comenzó a ejercer el sacerdocio en Loreto, junto a Pedro Francisco de Uriarte.

En 1815, Díaz Gallo participó del Cabildo Abierto que estudió el Estatuto previsional ese año y en 1.816 fue elegido diputado al congreso de Tucumán, del cual llegó a ocupar la vicepresidencia en ese mismo año y en 1819 la presidencia.

Por su destacada participación, conocimiento e intervenciones entusiastas en los debates y las comisiones, cuando el Congreso se trasladó a Buenos Aires, Díaz Gallo ocupó la presidencia. Tras su disolución, en el 1820, el clérigo fue acusado de traición a la patria por Manuel de Sarratea, pero dos meses después fue liberado.

Al regresar a su provincia natal, Díaz Gallo se involucró rápidamente en el movimiento autonomista y en 1821 se constituyó en uno de los firmantes del Tratado de Vinará, pacto de paz entre Santiago del Estero y Tucumán, en donde se declaraba la autonomía de la santiagueña.

Díaz Gallo fue electo diputado del Congreso Constituyente en 1826, pero no formó parte, ya que viajó a Salta, en donde decidió optar por el concurso de curato de su ciudad natal. Desempeñó el cargo de diputado provincial, desde donde ejerció influencia por su notoria carrera política.

Cuando Manuel Taboada, tras una revolución, tomó el gobierno de la provincia, destituyendo a su primo, Mauro Carranza, Díaz Gallo intentó fugarse hacia Tucumán. Sin embargo, fue perseguido y tomado preso en Antajé, departamento Banda, por gente de Taboada. Fue trasladado nuevamente a Santiago, en donde sufrió torturas.

Tras ser puesto en libertad, Díaz Gallo se dirigió a Tucumán en donde falleció un 16 de febrero de 1852.

Pedro Francisco de Uriarte

Contemporáneo de Pedro León Díaz Gallo, nació en Santiago del Estero, perteneciente al Virreinato del Perú, un 29 de junio de 1758.

Hijo del inmigrante español Juan José de Uriarte y de Bernarda Gregoria Ledesma, desde niño quedó huérfano de su padre y comenzó sus estudios en una escuela perteneciente a la orden franciscana.

En 1783 fue ordenado presbítero, doctorándose en cánones en la Universidad de Córdoba. Tres años después se dirigió hacia Buenos Aires, en donde trabajó como capellán en la Casa de Ejercicios, que en ese momento se encontraba dirigida por María Antonia de Paz y Figueroa, un año después se incorporó a la Tercera Orden de San Francisco.

Años más tarde, en 1793, tras ser creado el curato de Loreto, Pedro Francisco de Uriarte fue ordenado como primer titular, tras un concurso. En 1802 el obispo de Córdoba, Ángel Mariano Moscoso lo designó vicario foráneo de Santiago del Estero.

En 1810, Uriarte colaboró con dinero, al momento de donar para apoyar a las fuerzas patrias y el 6 de diciembre de ese mismo año fue designado como diputado por el Cabildo santiagueño, representando a la provincia en la Junta Grande, demostrando su honradez al devolverle al Cabildo lo sobrante del viático.

En 1815 fue elegido representante de Santiago del Estero, junto a Pedro León Díaz Gallo en el Congreso de Tucumán y fue uno de los firmantes de la Declaración de la Independencia de las por entonces Provincias Unidas en Sudamérica, un año después. Integró la comisión que redactó el reglamento para el Directorio Supremo.

En 1817 fue designado vicepresidente del Congreso de Tucumán, que se trasladó en ese momento a Buenos Aires y en 1818 propuso la repartición de tierras, constituyéndose así el precursor de la Ley de colonización. Posteriormente intervino en la sanción de la Constitución de 1819.

Tras ser diluido el congreso, Uriarte también fue arrestado por Manuel de Sarratea y fue acusado de querer entregar al país a una nación extranjera. Dos meses después, a pedido del gobernador Ramos Mejía, fue liberado y regresó a Santiago del Estero. Tras enterarse de que la provincia se encontraba en guerra con Tucumán, se retiró a su curato en Loreto.

Fue ministro de la Venerable Tercera Orden en 1824 y 1825. En 1830 fue arrestado por Juan Felipe Ibarra y encarcelado en El Bracho. Fue liberado gracias a una importante suma de dinero.

Falleció un 30 de agosto de 1839 a los 81 años, al frente de su curato, mientras se celebraba una misa en honor a Santa Rosa de Lima. Fue sepultado en la iglesia de Loreto.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    5 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario