Gustavo Coleoni, el
#CentralCórdoba

Gustavo Coleoni, el "Napoleón" de Central Córdoba

El “Sapito” Coleoni, hombre que apuesta siempre fuerte, se tuvo fe y llevó al “ferro” hasta límites insospechados. ¿Y si sale campeón?
17/11/2019

Llegó en diciembre de 2016, para reemplazar a Marcelo Fuentes en la conducción del equipo. Central Córdoba estaba jugando la, por entonces, Primera B Nacional y su promedio era muy “flaco”. Debía hacer un campañón para salvarse. Lo hizo, al punto tal que llegó con posibilidades de mantener la categoría en la última fecha ante All Boys, en Floresta (dependía también de otros resultados, aún ganando), pero, lamentablemente, no pudo evitar la pérdida de categoría. ¿Lamentablemente? Estamos convencidos de que ese fue el trampolín de todo este sueño inexplicable que está viviendo Central Córdoba por estos días.

A partir de ese momento, el entrenador cordobés Gustavo Iván Coleoni comenzó a generar una serie de frases históricas, acordes a los diferentes momentos que le tocó vivir desde aquel descenso, que, creemos, formaron parte de los cimientos para lo que hoy por hoy es Central Córdoba.
Lo primero que dijo es “quiero la revancha”. La dirigencia recogió el guante y le dio continuidad a su proceso, porque su propuesta futbolística, la de ir al frente, ser voraz e intenso, seducía mucho.

“Hay que tragarse este veneno y seguir. Hay que volver a empezar”, fue otra de las frases que mencionó en aquella fatídica noche cuando se retiraba, golpeado por la derrota y el descenso, de la cancha de All Boys.

Un grito de guerra
Aquel “quiero la revancha” fue el grito de guerra, la bandera con la que el “Sapo” comenzó la reconstrucción.
“Vamos a traer un arquero de experiencia, un dos con jerarquía y experiencia, volantes con juego y un nueve que nos garantice una cierta cantidad de goles”, le contó a Nuevo Diario en una entrevista exclusiva desde su “búnker” (Bruno’s del parque), cuando armaba el equipo para el Federal A.

Así llegaron César Taborda, Cristian Díaz, Alexis Ferrero, Diego Bucci, Pablo Ortega, Leandro Vella y Diego Jara, entre otros, quienes fueron los puntales de una campaña excepcional, casi un paseo podría decirse, del “ferro” por aquel campeonato de ascenso.
Antes de los ocho meses, Central Córdoba estaba de regreso en la B Nacional, ganando de manera impecable el Pentagonal Final, coronándose campeón.

“Queremos mantener la categoría. Ese es el objetivo primordial”, fue otra de las frases-objetivos que el “Sapo” planteó desde un primer momento, antes de iniciarse la nueva experiencia en la categoría inmediatamente superior (B Nacional).
Llegaron otros jugadores para reforzar al plantel campeón: Alfredo Ramírez, Jonathan Bay y Javier Rossi, quienes sin dudas potenciaron y armaron un “vestuario sólido”.

Tuvieron altibajos al principio, en la B Nacional, pero en la Copa Argentina demostraron que en los mano a mano eran un hueso duro de roer. Lo sufrieron, entre otros, Vélez y Tigre, dos equipos con un buen presente en Primera, en esa época. El sueño de la Copa Argentina se detuvo en cuartos de final, ante Gimnasia y Esgrima, al caer en definición por penales.

Focalizados
Después de ahí, con un solo objetivo por delante, el “ferro” se focalizó en salir definitivamente de la zona de descenso y meterse en la pelea por ingresar al Reducido (entraban del 2º al 9º). Logró una a una las metas que se propuso.

Una vez conseguido el nuevo objetivo (clasificación al Reducido), Coleoni indicó: “Tenemos las mismas posibilidades que el resto. Nadie nos quita la ilusión de pelear por el ascenso”. Y así nomás fue.

Pasó Platense primero, luego Almagro y en la final Sarmiento de Junín, para llegar por primera vez a Primera (Superliga). De esta manera, Coleoni no solo logró algo histórico para el club, en el año del Centenario, sino que también quebró su propia racha negativa (llevaba cinco finales por ascensos perdidas).

Planetas alineados
“Se alinearon los planetas aquí en Central Córdoba. Siempre dije que estamos hechos el uno para el otro. Me habían buscado muchas veces antes para venir al club, pero por una cosa u otra no se dio. Y llegó la oportunidad en el momento justo. Por eso digo que se alinearon los planetas”, explicó en su momento el “Sapo”.

Frases y más frases que pintan de cuerpo entero al DT. Nueva experiencia, nuevo equipo, pensando en la Superliga.
El duro momento de tener que decirles que no continuarían a muchos de los “guerreros” de las mil batallas de los últimos años.
E inmediatamente, el armado del nuevo plantel, la pretemporada y casi el inicio del certamen ahí nomás. Todo muy rápido, todo a las apuradas porque el tren pasa una sola vez.

Apenas cincuenta y pico de días para armar de nuevo un equipo competitivo, con nuevos nombres y hombres. Amén del trabajo dirigencial, que iba por otro lado, pero que había que hacerlo también en tiempo récord para estar a la altura.
Con el sueño de jugar en Primera, a la vuelta de la esquina. “Queremos ser competitivos. El objetivo primordial es mantener la categoría”, expresó.

Apetecible
La Copa Argentina, en tanto, se presentaba como otro objetivo de mucha apetencia. Con el anterior equipo de BN, empezó la historia ante Nueva Chicago, y en la continuidad del certamen, ahora, con los de Superliga, decantó en la final ante River Plate.

En el medio de todo eso, frases como “es un partido histórico”.
O “tenemos muchas ganas de jugar ante Lanús”.  O “no somos menos que nadie y estuvimos a la altura siempre”.
O “la Copa Libertadores es una posibilidad que está muy cercana y la queremos aprovechar”. U otras más recientes, las últimas tras vencer a Lanús, como decir: “Queremos jugar con River”. 

O “nací en Núñez” (en clara referencia a que hinchará por el “millonario” en la final de la Copa Libertadores ante Flamengo”). O “¿quién dijo que vamos a perder con River”?, en clara referencia al favoritismo de uno y otro.
Un Gustavo Coleoni auténtico, frontal. Nadie negará que siempre apuesta fuerte. Mucho menos que disfruta al máximo con los desafíos difíciles.
Los planetas están alineados, Sapo. Hay que aprovechar el momento y disfrutar. Usted se lo merece, maestro.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    95%
    20 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    5%
    1 voto