Salió a caminar para despejarse de la resaca, y cuando se quiso acordar estaba a 1200 km
#PuedePasar

Salió a caminar para despejarse de la resaca, y cuando se quiso acordar estaba a 1200 km

Un estudiante había bebido mucho para celebrar su graduación, y por la resaca, salió a caminar y no paró hasta llegar a Francia
14/10/2019

Barney Rule, un estudiante, se excedió con el festejo de graduación, y al día siguiente salió a caminar para despejarse de la resaca. El joven recibió el título de historia y política, y bebió tanto para celebrarlo que necesitaba caminar un poco para tomar aire fresco.

Pero no paró de caminar en toda la noche, cuando se dio cuenta de lo lejos que había llegado. Y decidió seguir en camino. El joven, oriundo de Chester, tras caminar sin parar durante un mes, ahora se encuentra en el suroeste de Francia, y proyecta seguir la ruta panorámica y continuar hasta San Sebastián, al norte de España.

El recorrido de Barney comenzó en Chester, llegó a Ross en Wye a Poole, donde se subió a un ferry, y continuó hacia Cherbourg, Bricbeque, Portbait, St Germain Sur Ay, Rennes, Nantes, Angers, Saintes, y finalmente Burdeos.

Calcula que camina un promedio de 32 kilómetros por día. Se compró una carpa y se financia con los ahorros que fue juntando trabajando en un bar y por las becas de estudio.

“Siempre quise caminar a España, pero no fue hasta que me emborraché con amigos el mes pasado que realmente comencé a caminar, para salir de la resaca”, confiesa el joven.

“Cuando llegué a la segunda noche, cuando alcancé alrededor de 20 kilómetros, me di cuenta: en realidad estaba caminando, realmente lo hacía sin dar la vuelta. No estaba seguro de que fuera legal, pero sabía que necesitaba aclarar mi mente”, dijo.

Una vez que se le pasó la resaca, tuvo la mente fresca para pensar qué quería hacer, y decidió seguir caminando. Hacerlo en soledad lo ayuda a meditar sobre su vida.

La amabilidad que he visto de la gente ha sido increíble. Llevaba una tienda de campaña conmigo y le pregunté a la gente si podía armarla en su tierra mientras caminaba hacia el puerto de Poole”, cuenta entusiasmado, indica el portal de Cienradios.

“Recuerdo vívidamente estar en Shropshire, me llevó tres días llegar allí, porque estaba a más de 90 kilómetros, pero cuando pregunté, no pude entender el acento. Bien podría haber sido mandarín por todo lo que entendí, y fue allí donde me desperté rodeado de vacas”.

 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    100%
    5 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento