Balean en la cabeza a una menor de 17 años y aprehenden a ocho policías
#ViolentoIncidente

Balean en la cabeza a una menor de 17 años y aprehenden a ocho policías

Los uniformados respondieron con disparos los ataques a pedradas
18/06/2019

Una familia de la calle Sargento Calderón al 1.600, del barrio Gas del Estado de la ciudad Capital, había sufrido el hurto de una soldadora eléctrica, un taladro y herramientas de plomería que estaban en una mochila. Los delincuentes abrieron una ventana del comedor y se apoderaron de los bienes durante la madrugada de anteayer. La dueña de casa realizó averiguaciones y obtuvo información de dos supuestos autores del hecho delictivo y que los bienes sustraídos estaban en una vivienda de la calle Teodoro Fels casi Eduardo Comay. Se trasladó antenoche, alrededor de las 23, hasta la Comisaría Nº 5 donde expuso los datos que había obtenido. Fuentes ligadas con el procedimiento revelaron que la mujer fue ascendida a un patrullero y se trasladaron al lugar. Los efectivos, aparentemente, ingresaron en algunos domicilios —con autorización de los dueños— y registraron los fondos, donde se habrían arrojado los bienes sustraídos.
En esa circunstancia, llegaron a la casa de la calle Teodoro Fels 1.819, donde fueron atendidos por Silvia Verónica Maldonado (17 años). La adolescente estaba en su vivienda con su hermana de 13 años y sus dos hijos (un varón de mes y una mujer de dos años), mientras que su madre, Paola Morales, había salido a comprar comida y su abuelo, Manuel Morales, descansaba. Paola contó a Nuevo Diario que los policías intentaron ingresar y su hija les pidió una orden de allanamiento. “Uno le colocó el caño de una Itaka debajo de la mandíbula y comenzaron a amenazarla”, afirmó la mujer. La tomaron de los cabellos y golpearon, afirmó. La violenta acción fue advertida por los vecinos, quienes insultaron a los uniformados y comenzaron a arrojarles piedras.
Los efectivos —quienes hasta ese momento habían atrapado a uno de los sospechosos del hurto en la vivienda, que luego prosiguió en libertad— ingresaron a los dos móviles, donde prosiguió el ataque. Los voceros señalaron que los policías realizaron disparos con postas de gomas, aunque uno de ellos extrajo la pistola 9 milímetros y realizó al menos un disparo. Los patrulleros se alejaron y Silvia terminó en el piso con una herida de bala en la frente.
Ante la gravedad de la herida de la menor, Matías Gerez y su esposa Lucrecia Vera la cargaron en una moto y la trasladaron hasta el hospital Independencia, de donde fue derivada al hospital Regional, donde quedó alojada en terapia intensiva. El fiscal de turno, Dr. Ramón Alfonzo, ordenó la aprehensión de los siete policías que participaron del procedimiento. Todos fueron alojados en el Cuerpo Guardia de Infantería.

La madre adolescente tenía la bala alojada en su cráneo

La víctima fue trasladada en motocicleta por dos vecinos hasta el hospital Independencia, donde advirtieron que la paciente presentaba un balazo en la cabeza. Seguidamente, fue derivada al hospital Regional, donde fue internada en la Unidad de Terapia Intensiva. Fuentes hospitalarias revelaron que la adolescente presentaba una herida de arma de fuego en la región frontal del cráneo con orificio de entrada, pero no de salida, “con pérdida de sustancia, sin reflejos musculares, en estado de coma”. El proyectil seguía alojado en su cabeza. La paciente fue internada en la Unidad de Terapia Intensiva con respirador artificial, revelaron los voceros.
Los familiares y amigos realizaban hasta esta madrugada cadenas de oración por la jovencita y para darle fuerzas a sus padres, quienes se hicieron cargo del cuidado de los dos hijos menores de la víctima.

Acusan a un cabo primero por el disparo con la bala de plomo

El procedimiento que terminó con la madre adolescente baleada fue concretado por ocho policías que se movilizaban en dos patrulleros. Uno de ellos estaba a cargo del cabo primero José Abraham y tenía el apoyo de los agentes Juan Chávez, Cristian Bravo y Fabio Kopper. En tanto, el otro estaba dirigido por el cabo José Rivainera con el apoyo de la cabo Analía Gigena y el agente Pedro Barraza. Todos fueron apresados, luego de regresar a la base de la Comisaría Nº 5, por orden del fiscal Alfonzo. Se les secuestraron las pistolas y las Itaka. Fuentes ligadas con el procedimiento revelaron que los policías aprehendidos acusan al cabo primero de utilizar el arma reglamentaria de puño para repeler el ataque a pedradas. No obstante, todo se develará con las pericias de las armas y las pruebas de parafina.

Lamentablemente, en la madrugada de este martes Silvia dejó de existir.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento