Doodle de Google: Molière, el ácido dramaturgo que se convirtió en uno de los grandes del teatro
#Homenaje

Doodle de Google: Molière, el ácido dramaturgo que se convirtió en uno de los grandes del teatro

El navegador más importante del mundo celebra el 346° aniversario del estreno de “El Enfermero Imaginario”, su obra final
10/02/2019

El doodle de este domingo celebra la vida y obra del actor y dramaturgo Molière, considerado el mejor entre los autores de la comedia dramática y quizás el artista más grande en la historia del teatro francés.

Sus sátiras, entre la locura humana y el ballet, se convirtieron en un nuevo género que transformó el bufón en una ingeniosa crítica social, consignó Clarín.

El 10 de febrero de 1673, Molière estrenaba su obra final. Le Malade Imaginaire (El Enfermo Imaginario), una comédie-ballet de tres actos que satirizaba la profesión de la medicina. Molière era la estrella en el papel de Argan, un hipocondríaco grave que trata de convencer a su hija para que abandone a su amor verdadero y se case con su doctor, así ahorra en gastos médicos.

En estos clásicos, Molière lleva los diálogos, los vicios y las aspiraciones de sus personajes hasta el punto del absurdo. El Doodle de hoy ofrece un vistazo a las escenas más memorables del dramaturgo,de El Enfermo Imaginario y otros clásicos como La Escuela de las Mujeres, Don Juan y El Avaro.

Bautizado en París en 1622 como Jean-Baptiste Poquelin, Molière era el hijo de un importante carpintero y tapicero de la la corte real. Tras rechazar el ofrecimiento de su padre de tomar la posta de ese trabajo familiar, empezó a llamarse Molière y a adentrarse en el mundo del teatro de la década del 1640. Tapado por las deudas, a punto de ser encarcelado por morboso, su vida cambió en 1658, cuando su compañía actúo frente a una audiencia real en el Louvre.

A pesar del apoyo de la realeza, la implacable pluma de Molièreofendió poderosos intereses que intentaron censurar su trabajo. Su sátira religiosa Tartuffe se presentó por primera vez en 1664 e inmediatamente después fue prohibida por el tribunal del rey Luis XIV. Cinco años más tarde, se levantó esa prohibición y Tartuffe llegó a ser considerado una de sus obras maestras.

Inspirador de comediantes de las generaciones futuras, el espíritu de Molière aún vive en el trabajo de artistas y humoristas que comparten su modo de acabar con la hipocresía social de la manera más cruda y ácida posible. Como escribió en el prefacio de Tartuffe: “El deber de la comedia es corregir a los hombres divirtiéndolos”.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento