Apuñaló 11 veces a una nena de 7 años, y de esta manera se burló de la madre de la menor
El incalificable sujeto y la menor, internada.
#Inhumano

Apuñaló 11 veces a una nena de 7 años, y de esta manera se burló de la madre de la menor

El bestial joven casi le corta por completo el brazo a la criatura, y su mamá reveló lo que el incalificable hizo cuando le preguntó por qué les había hecho eso
15/01/2019

Un joven de 23 años apuñaló 11 veces a una nena de 7 años, y se burló de la madre de la menor.

A las 6 de la mañana del domingo último, Flavia, una oficial de la Policía Bonaerense, escuchó un grito en su casa en el barrio Alpino de Florencio Varela. Fue sólo uno, desgarrador, un pedido de auxilio. Enseguida interpretó que era la voz de su hija Morena, de 7 años.

Leé también: Intentó violar a una nena de 7 años y la apuñaló 11 veces: la menor está en estado delicado

Cuando llegó a la habitación de la nena, la vio sentada en la cama sobre un gran charco de sangre, inmóvil, con una de sus manos tomándose el lado izquierdo del cuerpo. Algunos segundos antes, Iván Cáceres, un vecino de 23 años que vivía a sólo 150 metros de la casa, supuestamente había entrado a la habitación de la menor para robarle.

Morena despertó. Cáceres, en los cálculos de los investigadores del caso, creyó que podría reconocerlo. Así, según la imputación en su contra, la apuñaló once veces, cortándole casi por completo un brazo y perforándole un pulmón, para luego huir. "El grito de mi hija no me lo saco más de la cabeza. Si cierro los ojos se me viene a la cabeza. Es espantoso", dice la madre de la nena. El botín del robo: apenas una tablet.

Son las 12 del mediodía del lunes. Flavia y su pareja Eduardo llevan más de 30 horas despiertos. Están en la guardia de la Clínica de Niños de Quilmes y reciben a Infobae. Las horas se les hacen eternas mientras esperan que los sedantes dejen de hacer su efecto para poder volver a ver a su hija: "Está viva de milagro. Es una luchadora. Soportó 11 puñaladas, ni un adulto puede aguantar eso. Uno de los puntazos le perforó un pulmón pero por suerte pudieron drenarlo. Ahora estamos esperando que le vean el bracito porque el corte fue tan profundo que le llegó hasta el hueso. Si bien está estable todavía corre riesgo de vida", dice Flavia.

Iván Cáceres fue detenido por la Policía Bonaerense algunas horas después del ataque. Los vecinos lo identificaron y fueron hasta la casa directamente a intentar lincharlo. Su propia madre fue quien lo entregó a la policía: "No solo es vecino nuestro, sino que conocemos a toda la familia. El hermano menor de Cáceres es amigo de uno de mis hijos. La madre es una trabajadora. No lo podemos creer", dice la mujer.

-¿Qué saben de lo que pasó en la mañana del domingo?

-Esta persona intentó entrar primero a la casa de una vecina. Como no pudo fue directamente a la mía. Entró por una ventana. Hasta se sacó las zapatillas y las dejó arriba de un escritorio para no hacer ruido. Primero fue a la cocina y luego se encontró con el cuarto de la nena. Evidentemente, Morena se despertó o algo pasó que el la atacó directamente. Es ahí cuando yo escucho el grito de la nena. Cuando la encontramos con mi marido quise agarrarla y se me introduce un dedo en un orificio que tenía en el cuerpo. Le dije a mi marido que era una bala. Yo pensé que había ingresado un disparo por la ventana, escuché un tiro en un momento. Ahí la nena se desvanece y mi marido la agarra y la lleva a una salita.

-¿Qué pasó después?

-Salgo de mi casa y me cruzo a Silvia, mi vecina, que también es policía con el arma en la mano. Le pregunto por qué había disparado. Le digo que le había pegado a Morena. Ahí ella me explica que en realidad ella le tiró a un hombre que había salido de adentro.

-¿Cómo descubrieron que se trataba de un vecino?

-Porque fue Silvia la que lo reconoció. Inmediatamente me dijo quién fue. Cuando escucharon el disparo los vecinos se acercaron y ahí empezó a correrse la bola. Se juntaron todos y fueron directamente a la casa. Los vecinos querían hacer justicia por mano propia. Yo sólo pensaba en mi hija. Después supimos que fue la madre quien lo entregó y hasta devolvió las pertenencias que había robado. Eso lo tiene la Policía ahora.

-Se encontraron con él en la comisaría mientras lo trasladaban.

-Cuando se lo estaban llevando me tiro arriba de él y le pregunto por que nos había hecho eso. Él se encogió de hombres e hizo una sonrisita. Ahí mi marido y yo nos sacamos. Empezamos a insultarlo. Incluso llegó a decir que él no había sido, que le había hecho una cama. Yo sabía perfectamente que las zapatillas que habían quedado en mi casa eran de él.

-¿Qué relación tenían ustedes con Cáceres y su familia?

-Recuerdo que hace algunos años su madre había tenido un accidente laboral y yo iba a la casa para ayudarla a limpiar, cocinar, darle una mano. Conocíamos mucho a la familia. El estaba siempre en la calle y cuando nos cruzábamos nos saludaba como si nada. No lo podemos creer. Después en la comisaria me la crucé a la madre. Miraba para abajo. No le dio la cara para mirarme a los ojos.

-Ahora tienen que volver a su casa.

-No lo sé. Por ahora no quiero volver. Ni siquiera puedo dormir. Apenas me duermo me levanto llorando, gritando. Se me viene a la cabeza el grito de la nena. Igualmente no pensamos en mudarnos. Esa es nuestra casa. No me quiero ir.

Mientras Flavia cuenta sus sensaciones, a su lado permanece Eduardo, su pareja. Hace 3 años que vive junto a su mujer, Morena y otros dos hijos de la pareja anterior de Flavia. Cada vez que se refiere a Morena la llama "mi hija": "Yo la siento mi hija. Con el padre biológico tenemos una gran relación pero estoy todo el día con el nena. La quiero mucho. No veo la hora de que se despierte para poder decirle ´mi amor nos vamos´".

No es la primera vez que esta pareja tiene que pasar largas horas en los duros asientos de metal de esta clínica de Quilmes. En enero del año pasado, Gonzalo, el hijo del medio de Flavia ingresó al lugar con fiebre alta. Algunas horas después lo diagnosticaron con hantavirus: "Eso fue terrible. Los médicos nos dijeron que tenía sólo un 30% de posibilidades de sobrevivir. Estaba muerto y se recuperó. Fue un milagro. El mismo milagro que salvó a Morena de la muerte", señala Eduardo.

Mañana a las 8 de la mañana, Flavia volverá a sentarse en la UFI N°4 de Florencio Varela que investiga el intento de homicidio que sufrió su hija. Fue citada para reafirmar su declaración. Según le dijeron este paso es necesario para convertir la aprehensión de Cáceres en detención.

Mientras tanto Morena sigue en terapia intensiva. El pulmón todavía sigue drenando sangre. Ya le extrajeron más de medio litro. La gran incógnita que tiene la familia es saber qué pasará con su brazo izquierdo que es el más comprometido. "Lo más importante es que está viva. Soportó algo inimaginable. Es una guerrera. Yo sé que dentro de poco la voy a ver saliendo por la puerta de este lugar", dice Flavia.

Cáceres, por su parte, se negó a declarar. Su defensa pidió una extracción de sangre en el marco del expediente.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    33%
    1 voto
  • No me gusta
    33%
    1 voto
  • Me es indiferente
    33%
    1 voto
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento