Brasil registró en el primer semestre su mayor déficit público en 16 años
economía

Brasil registró en el primer semestre su mayor déficit público en 16 años

El déficit fiscal incluye los gastos del Gobierno central, los regionales, los municipales y los de las empresas estatales, y fue casi 48% superior al de los seis primeros meses de 2016.
28/07/2017

Brasil registró en el primer semestre de 2017 un déficit primario de 35.183 millones de reales (unos US$ 10.994,7 millones), el mayor para el período en los últimos 16 años, según informó hoy el Banco Central.

              Leé también:Temer aseguró que en Brasil "no existe la crisis económica"

El saldo negativo en la diferencia entre los gastos y los ingresos del Estado, incluyendo los del Gobierno central, los regionales, los municipales y los de las empresas estatales, no era tan elevado para un primer semestre en Brasil desde 2002, cuando el déficit fiscal comenzó a ser medido con criterios más rigurosos.

El Banco Central atribuyó el elevado déficit del semestre a la baja recaudación tributaria, que refleja la débil actividad económica tras dos años de crecimiento negativo, un periodo en el que el PBI brasileño se retrajo 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y 3,6 % en 2016.

El saldo negativo también fue provocado por el aumento de los gastos del Gobierno central, que decidió anticipar para mayo y junio el pago de indemnizaciones determinadas por la justicia y que generalmente se pagaban al final del año.

              Leé también:Comenzó el segundo día de huelga general contra el presidente Michel Temer

Ese anticipo hizo con que el déficit primario tan sólo en junio se ubicara en 19.552 millones de reales (unos 6.100,6 dólares), igualmente el mayor saldo negativo para este mes en 16 años.

El deterioro de las cuentas públicas elevó la deuda bruta del sector público brasileño en junio al récord de 4,67 billones de reales (unos 1,46 billones de dólares), equivalente al 73,1 % del PIB y por encima del 72,5 % del PIB en que estaba hasta mayo.

Ya incluido en las cuentas lo destinado al pago de intereses de deuda, el déficit fiscal nominal brasileño ascendió a 241.000 millones de reales (unos 75.312,5 millones de dólares), el equivalente al 7,6 % del PIB.

El aumento del déficit público en los primeros meses de 2017 obligó al Gobierno, para cumplir su meta fiscal, a anunciar la semana pasada un nuevo recorte en los gastos previstos en el presupuesto de este año, esta vez de 5.900 millones de reales (unos 1.900 millones de dólares), y una elevación de algunos de los impuestos que inciden sobre los combustibles.

Con el aumento de tributos sobre la gasolina, el diesel y el etanol, el Ejecutivo espera recaudar 10.400 millones de reales (unos 3.300 millones de dólares) adicionales en lo que resta del año.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario