Desarrollo regional

Establecer proyectos consensuados e integrales

24/02/2017
H

ay que percibir claramente qué es necesario para que el país vuelva a crecer y, a partir de ello, establecer prioridades, planificarlas y ponerlas en marcha. Se trata, pues, de encarar un desarrollo armónico regional y de todos los sectores del país mediante la organización territorial, la producción y la distribución equilibrada de los recursos. En este sentido, lo fundamental serán las políticas complementarias entre las provincias y de estímulo desde la Nación.


Obviamente, los proyectos de gobierno son fundamentales para el futuro del país, además de deducirse de los mismos cuáles son sus metas. Para algunos observadores, los planes son esenciales, pues carecer de políticas determinadas y actuando sobre la marcha de los acontecimientos y adoptando medidas que luego se rectifican, lo primero que se genera es la falta de credibilidad.


En lo que respecta a la producción, son muchos los casos de empresas que flaquean por no saber lo que quieren ser. Esto es igual para el país. Hace ya varias décadas que la Argentina busca su propia identidad en materia económica sin encontrarla, que vaciló entre una apertura neoliberal y un proteccionismo, entre la intervención del Estado en áreas fundamentales (como ocurrió con el campo en el ciclo kirchnerista) y el libre juego para el sector privado, entre la industria y el campo, entre los bienes de capital y la producción sin compromisos externos que la perjudiquen. Se podría decir que esas pujas son normales. Puede ser. Pero ningún país jamás ha crecido sin estar seguro de su destino.


Las políticas para el desarrollo deben ser complementarias entre Nación y provincias, así como el diálogo multisectorial para establecer proyectos consensuados. Lo que importa es que el federalismo que tanto se proclama, tenga vida propia y deje de ser una brillante teoría para erigirse en una efectiva y productiva realidad.


Es de esperar que los gobiernos provinciales, sobre todo de las provincias más rezagadas, que durante mucho tiempo se limitaron a administrar sus escasos recursos presupuestarios, ingresen a una etapa de realizaciones permanentes, demostrando con acertadas decisiones políticas, que pueden revertir una situación regional retrógrada e injusta. Y revertirla a través de medidas cuyo fruto beneficiará a la región y a la nación.


Hay que alzarse ya hacia un sostenido desarrollo nacional que nos presente, en el futuro, como una Nación poderosa. Es un reto al destino. Procesos más difíciles los han realizado naciones sin mayor potencial; o desangradas. Les ha bastado una decidida acción de toda la comunidad nacional. Jamás se ha reunido en una región del orbe como en la que está asentada la Argentina, una serie de cualidades geográficas y humanas, tan decididamente aptas como las que ostenta el Cono Sur.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento