Dieron ayer el último adiós a Gisela, la  trans que fue asesinada
#RíoHondo

Dieron ayer el último adiós a Gisela, la trans que fue asesinada

La víctima agonizó durante tres meses a causa de las graves lesiones que presentaba en la zona del abdomen
16/11/2019

En un marco de dolor y conmoción por la muerte de Gisela Corvalán, cientos de amigos, vecinos y familiares le dieron el último adiós. La víctima fue asesinada de nueve cuchilladas en el abdomen durante un asalto.
La “suerte” de la vida de “Yiyo”, de 47 años, quedó marcada la madrugada del 19 de agosto. Estaba en su casa en la localidad de El Sauzal, departamento Río Hondo. Eran aproximadamente las tres de la mañana, cuando escuchó ruidos extraños en la propiedad. No dudó ni un minuto y se levantó a ver qué pasaba.
Gisela se ganaba la vida cuidando enfermos en el hospital Regional y en viviendas. Además, cuidaba una vivienda que un allegado le había otorgado. Siempre fue definida como una persona solidaria y humilde, por lo que era muy querida entre sus vecinos.
La trans se dirigió hasta el comedor, donde encontró a un sujeto. Se trataba —según su testimonio— de Clemente Romano —un muchacho de 19 años, residente en la zona—, quien empuñando un cuchillo le exigió la entrega de sus pertenencias.
La víctima intentó evitar el robo de sus pertenencias. Se enfrentó al malviviente, quien no estaba solo. Fue acuchillada en el abdomen. Los ladrones se dieron a la fuga, mientras que Gisela cayó malherida en su cama, hasta donde habría caminado mientras se sostenía la herida de arma blanca.
Pasaron aproximadamente doce horas, cuando la mujer tomó fuerzas y fue a pedir ayuda a un vecino. Le pidió que “le avisaran a sus familiares que estaba mal y que había sufrido un asalto”. Fue internada cerca de las cuatro de la tarde. Tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de urgencia en el hospital Regional Dr. Ramón Carrillo, mientras sus hermanos radicaron la denuncia por el delito de robo calificado y lesiones calificadas.
Con el paso del tiempo, el cuadro de salud de Gisela fue empeorando; hasta que cerca de las ocho de la noche del miércoles —tras agonizar tres meses— falleció. Sufrió una falla multiorgánica que le costó la vida en la Unidad de Terapia Intensiva, donde había vivido los últimos meses.
Ayer, cerca de las nueve de la mañana, los familiares y allegados le dieron el último adiós.
Según se conoció, los restos de Gisela fueron velados en la vivienda familiar en el interior del departamento Río Hondo, para luego el cortejo fúnebre dirigirse hasta la casa donde fue atacada a cuchilladas.
Entre aplausos genuinos y pedidos de justicia, los restos de Gisela fueron trasladados a la necrópolis local donde fueron sepultados tras un responso religioso.

“Uno me acuchilló y había una mujer”

En un momento de lucidez, Gisela Corvalán le contó a sus hermanos lo que había sucedido la fatídica madrugada del 19 de agosto, cuando se encontraba en su vivienda descansando y sufrió un asalto, que luego le costó la vida.
“Uno me acuchilló y una mujer estaba afuera, como de campana. Uno me hirió y se fue llevándose mis cosas que tenía aquí”, le habría revelado “Yiyo” a sus familiares, mientras brindó algunos detalles de lo que pasó ese día.
Los familiares de Corvalán radicaron la denuncia, por lo que la Policía logró apresar a Clemente Romano. Mientras continúan las averiguaciones de rigor, con el fin de apresar a sus cómplices.
El caso es instruido por la fiscal de Río Hondo y Jiménez, Dra. Melisa Deroy, quien ordenó la autopsia del cuerpo de Gisela y que se continuaran con diversas diligencias sobre el hecho.
Los familiares y amigos de Gisela Corvalán llevarán a cabo una marcha en el transcurso de la tarde de hoy, en la ciudad Capital. Estarán acompañados por asociaciones, en un pedido de justicia por el atroz crimen de Gisela.

“La mataron porque le sentían odio”

Conmocionada y quebrada por la muerte de su hermana Gisela, Ana Corvalán le brindó el último adiós ayer a la mañana.
“La mataron porque le sentían odio. Mi hermana pudo ver quienes le hicieron esto. Pero ella no se lo merecía. Era una excelente persona y no tenía maldad con nadie. Hoy solo nos queda pedir que se haga justicia por ella”, reveló a Nuevo Diario la familiar de la mujer trans asesinada a cuchilladas.
Además, reveló: “Sentimos una gran tristeza por todo lo que pasó con mi hermana. Agradezco a la gente que nos acompañó y nos apoya en este momento que nos toca vivir. Ojalá que se haga justicia por Gisela”.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    91%
    10 votos
  • No me gusta
    9%
    1 voto
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento